46 Nuestra Resurrección


Todos estamos aquí solo y exclusivamente para resucitar, y cuando digo todos, es desde un átomo hasta cualquier ser vivo de este universo, incluido astros, sistemas solares, galaxias…. La materia prima real del universo, son conciencias, yoes, seres, que nos manifestamos en diferentes niveles según nuestro estado evolutivo y cualidades concienciales. En el universo todo es relativo, irreal, excepto la materia primar que lo crea, los yoes, realidades en si mismas y por tanto absolutas, y lo somos en número incontable. Todos somos sus creadores por igual, con el mismo poder creador, desde la consciencia más humilde de un átomo, hasta los más excelsos seres que rigen galaxias.

Entre todos creamos este universo para resurgir de la inconsciencia, despertar, es la tarea que nos tiene ocupados eternamente. Lo somos todo por naturaleza y solo nos queda tomar consciencia de eso que somos. El universo en su totalidad tiene esa exclusiva finalidad, cualquier otra meta, por buena, bonita, idílica que sea, son solo trámites, estadios, hitos en el camino, estímulos que nos llevan a esa única y última meta: Tomar consciencia de lo que somos. Por tanto no podemos recrearnos o entretenernos demasiado disfrutando de los diferentes estados de conciencia que nos proporciona cada fase en nuestro despertar, cada vez más elevadas, más idílicos, más fascinantes, pero solo son avances en el camino, herramientas de despertar, y que llegado el momento son obstáculos para acceder a lo único importante, al último paso, a nuestra resurrección, a nuestro definitivo despertar.

Si el universo lo hemos construido para resucitar, lógicamente esta opción está al alcance de todos, todo depende de lo que queramos alargar el proceso, por tanto, todo lo que nos ocurra, tanto las cosas gratas como las ingratas llevan esa finalidad última. Aunque de forma especial, estas últimas nos empujan hacia ese fin de forma mas intensa o incisiva, por tanto si no nos alineamos conscientemente con ese propósito, nuestro ser nos van a impeler una y otra vez, y cada vez de forma más apremiante a que esto ocurra, osea más dolorosa o penosa.

Teniendo en cuenta qué el placer nos adormece y el dolor nos despierta, con este último es con lo que más nos vamos a encontrar, sobre todo si nos entretenemos demasiado. De hecho el universo es un instrumento de dolor, sufrimiento y adversidades, creado por nosotros con ese único propósito. Las diferentes etapas o estados de conciencia de los que podamos disfrutar, solo ocurren para aliviarnos de esta intensísimo proceso, hacer el camino más llevadero, pero la verdadera felicidad no está ni en la tierra, ni en los cielos, está en ti.

También se abren vías que acortan e intensifican el proceso sin que sea a puro sufrimiento, es la compasión y el servicio desinteresado de quienes nos llevan la delantera, de ese modo nos ayudamos unos a otros, los que van delante a quienes van detrás. Por una parte la luz y, o del conocimiento, que es lo que nos muestra el camino y nos permite conducirnos inteligentemente con más celeridad. En nuestra familia humana esta ayuda viene de la estirpe de Jesús de Nazaret, y es tutelada por él, representando el principio masculino de nuestra divinidad. Y por otra parte la energía de despertar, que directamente nos resucita una vez dadas la condiciones, y que otros seres custodian, es el bagaje energético de otra raza, que en esta humanidad es custodiado por María de Magdala, tutelando nuestro principio femenino.

La resurrección es tomar consciencia directa de lo que somos, no hay mediación, es una percepción directa de lo que somo hacia lo que somos. No hay un ojo, un punto de vista u observación, tal como disponemos desde nuestro cuerpo físico. No hay una consciencia localizada como ocurre con nuestra alma, un alma que viene siendo nuestro estado superior de consciencia y acumula todas nuestras experiencias durante millones de años, tampoco se trata de ver lo que somos desde fuera, desde un estado de consciencia expandida o superior que observa todo. Se trata de verse a si mismo lo que somos, desde todo los “puntos” y dimensiones que somos como absoluto. Lo absoluto viéndose, sintiéndose plenamente así mismo.

No hay nada en el universo más que eso que somos en esencia: Eres el creador, eres la materia con que creas y la magia creadora. Cuando creamos, no solo creamos mundos materiales, sino que creamos todos los planos de existencia, creamos tantos los cielos como los infiernos (el árbol toroide). No hay nada mas allá, pues somo lo absoluto y único, no hay nada por encima ni por debajo pues somos lo supremos y la nada infinita. Eres el rey, el eterno soberano de todo, nada se puede hacer sin ti, sin tu eterna presencia y autoridad. Nada existe que no haya surgido de lo que tú eres.

Cuando por fin en nuestro horizonte se nos presenta nítido esa opción, aun queda salvar el último escollo, pues son muchas cosas que hay que ordenar y limpiar después de tantos eones de búsqueda, ese último escollo es precisamente hacer limpieza de todo, mucha tarea y sobre todo penalidades, pero todo se puede salvar fácilmente con la rendición, o redención.

Ríndente, deja de aferrarte a lo que no eres, a tus creaciones, deja de aspirar a cosas buenas y bonitas, emociones, sentimientos, logros personales, etc, deja que todo curse tal cual, y rindete por que detrás está tu sabiduría infinita, tu magia inagotable conduciéndote a tu resurrección.

Ríndete y sé, deshazte de tu ego y testifica de ti, para ti y mismo, y para siempre lo que eres. Lo inconmensurable, el poder ilimitado. Solo hay un día eterno, solo estás tú, presidiendo con infinita majestuosidad y gloria ese día, iluminando todo con una luz mayor que la que ilumina este universo.

Despiertas y ve todo. Cuando digo todo, es mucho mas allá del universo, en realidad el universo es una creación una proyección apenas insignificante de lo que tú eres. ¿Quieres saber cuales son los instrumentos creadores y la totalidad de la creación, todos los planos existenciales y todos los mecanismos que intervienen, aun los más ocultos? Ve los entresijos, las tripas de la creación, ve la grandiosidad que eres como creador, ve eso que solo tú eres, todo lo que se pueda imaginar de belleza, sabiduría, majestuosidad, gloria. Enciende la luz radiante de tu consciencia de más de un millón de millones de soles para ver todo eso que eres, y verlo en tu momento eterno, y preparate a ver y resistir el mayor espectáculo imaginable. Sorprendente de lo que eres y fúndete en la única realidad. Tú eres lo único y real. No hay nada más que tu magia, tu esencia, tu belleza, tu dulzura, tu delicadeza, tu poder, tu gracia, tus caricias, tu fragancia, tu música, tu inocencia, tus increíbles creaciones que vuelan infinitas, inimaginables, sorprendentes, y que surgen como un torrente sin fin de ti. Resucita, y ya. Ya terminó todo, y empieza tú. Bendito mio. Eres tú, por fin. Tu yo, por siempre, en nuestro ahora eterno.

Publicado en Categoría Blog 1 | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

45 Padre y Madre Nuestros. Nuestra familia sagrada. El árbol de la resurrección y la vida.

Hasta ahora hemos hablado de nuestra Madre, pero nada o muy poco de nuestro Padre…. Bueno, por fin he tenido una experiencia un tanto más precisa o ilustrativa de las acostumbradas, con nuestro Padre, Jesús. Hasta la fecha habían sido muy pocas, y aunque muy significativas, muy escuetas. Ciertamente lo echaba de menos.

Wasap a nuestra reina el 30 de Marzo 2019

Eres la fuerza que no nos duerme. Eso es lo que custodias, bendita mía.

Buenos días mi reina.

… que no nos duerme del poder abrasador que somos”.

Hace tiempo que sé (ya hemos hablado de ello) que ella es portadora del poder, de la energía que nos despierta, y es con esa energía que despertó, resucitó a Jesús, pero ahora he podido apreciar el proceso, o verlo desde otra perspectiva, por eso digo que es el poder que ‘no deja’ que nos duerma, en vez del poder que ‘nos despierta’.

Se suele decir ‘bendita seas’, pero en este caso ‘bendita mía’, pues llegado el momento será bendecida por sus hijos, por todos y cada uno de nosotros, y colmada con nuestro reconocimiento, gratitud y riquezas.

El poder creador que somos por naturaleza es tan poderoso que nos mantiene dormidos, es una fuerza que se ejerce continuamente sobre nuestra consciencia, débiles consciencias, manteniéndonos dormidos, entonce el poder de ella (el de la cobra real) contrarresta ese inmenso poder que somos, que nos obnubila y mantiene dormidos, permitiéndonos tomar consciencia de sí. Desde esa primera toma de consciencia es cuando cada uno de nosotros empezamos a poner los medios, descubrimos la técnica y tomamos la actitud adecuada para mantenernos despiertos, de ese modo, ese poder abrumador, abrasador, descomunal que somos, puede ser contrarrestado, ahora por nosotros mismos, manteniéndonos despiertos para siempre.

Una vez consciente de tu divinidad, te ves como en medio de un océano de magia, que se agita con tus pensamientos y creas infinidad de formas y realidades. Esa situación te impele a mantener control de tus pensamientos, ideas o deseos, centrarte en ti mismo manteniendo la máxima serenidad y control, por que todo lo que piensas o deseas se materializa al momento. Si tienes una mente agitada, en esa misma medida agitas ese océano, y se forma mucho barullo “alboroto creador” y si tu mente está demasiado agitada, se transforma en una “tormenta creadora”, sobreviniendo fácilmente el caos. Formas caóticas, desarmónicas o que se retroalimentan en bucles que colapsan, entonces no emana la creación de una forma bella armónica, y digamos útil, y para ti mismo ese caos creador es un estado muy poco deseable.

  • * * *

Hace tiempo que tenia la inquietud de saber qué es lo que ocurrió en la cruz, en ese tremendo ritual de poder donde Jesús fue coronado rey de reyes. Con anterioridad he tenido algunos atisbo, donde podía hacerme una idea, pero un tanto vagos o generales.

Lo que ocurrió a nivel espiritual, sentir con detalle y en toda su extensión esa energía, ese poder que se expandió en todo nuestro universo espiritual con ese sacrificio, es inenarrable. El trabajo que se hizo fue sencillamente colosal, de una extensión y profundidad abismal, que se pierde en el más profundo de los misterios, y que ancla en el universo, con absoluta firmeza y seguridad, todo nuestro proyecto evolutivo. Lo que más me ha llamado la atención en este aspecto es como se extiende y ramifica esa energía alcanzado a todos y cada uno de nosotros, en todo lugar y en todo tiempo, y hasta en los más pequeños detalle de nuestro cotidiano vivir, formando parte de nuestras vidas, de nuestros modos y costumbres, y marcando unas lineas de evolución que nos tutela permanentemente en toda esta impresionante singladura que es nuestro despertar.

El hecho de tener la experiencia como creadores que he narrado anteriormente, y que nos proporciona nuestra madre, ha sido a colación de esta con Jesús. Él, en su encarnación nos reconoció como dioses, y por tanto, desarrolló el conocimiento la sabiduría y el poder para conducirnos en nuestro despertar como dioses. Pues ese poder que adquirió en la cruz, en primer lugar es para controlar nuestra capacidad creativa, limitarla, para que podamos tener las experiencias necesarias, y dirigirlas convenientemente.

En la medida que despertamos, sino fuese por ese poder limitador, nuestra participación en este mundo como sus creadores sería fácilmente caótica degenerando en autodestructiva, de modo que haría imposible orquestar un proceso evolutivo como humanidad. Esa son las primeras bases que tiene que aportar un padre creador que tutela una humanidad, impedir que nuestra voluntad creadora sea manifiesta de forma caprichosa, desordenada, o descontrolada, pero a su vez permitir cierto margen para nuestro aprendizaje, que sea útil para disciplinar y curtir nuestra voluntad, tanto sensibilizarnos en el amor universal, como fortalecer nuestra capacidad de auto control.

Bien, esto podríamos decir que aplica a nuestros deseos negativos, que de forma manifiesta ocasionan daño o destrucción, pero igualmente se aplica a los deseos buenos cuando forma parte de la misma dualidad.

Algo bueno para si mismo puede ser fácilmente destructivos para nuestro entorno, y si ese deseo los es para un determinado grupo, del grupo para si mismo, puede ser aún más destructivo. Solo cuando se incluye a todos, a la totalidad, en nuestros proyecto, respetando la identidad y libertad creadora de cada cual, se puede decir que actuamos correctamente, pero eso requiere una perfecta transformación en cada uno de nosotros, que precisamente no es ser bueno, si no ser correctos o consecuentes con las necesidades evolutivas de los demás, con nuestra máxima aspiración, con nuestro despertar.

Aun así, sabemos que nuestros deseos se cumplen, pero se cumplen dentro de esas limitaciones. Es el poder de nuestro padre que nos va sujetando pero a su vez nos va dando cada vez más espacio para que nos realicemos, nos vayamos desarrollando como dioses.

Dejarnos llevar por las circunstancias, cuando se tornan hostiles, aceptar esas circunstancias y modificarlas buscando las causa en nuestro interior es el significado del “Hágase Tú Voluntad”. La voluntad del Padre. Aceptar el poder que nos conduce a nuestra realización, renunciando, en mayor medida a aquellos deseos que consideramos buenos para si mismo pero que nos entretienen y obstaculizan en el camino.

No obstante, si nos empeñamos en cambiar determinadas circunstancias adversas, sin indagar en primer lugar en el aprendizaje que nos aporta, estos, llegado el momento se cumple. De alguna manera, y en cierta medida, vences ese poder limitador o contenedor de nuestro Padre y se materializan tus deseos. Si ese deseo lo haces en forma de rituales, te apoyas en determinadas técnicas, vences más fácilmente ese poder. Si utilizamos llaves o códigos desarrollados y firmemente establecidos por maestros o magos, nuestros deseos pueden ser más fácilmente manifiestos, y no olvidemos que en la misma medida pueden estar en contra de nuestras necesidades evolutivas, y si quien lo hace es un sacerdote o sumo sacerdote, simplemente decretándolo se abren fácilmente camino ante el poder limitador de nuestro Padre, y crean otras realidades.

Fijaros la importancia de que las cosas sean como tienen que ser, saber que todo forma parte de un plan justo, de perfecta justicia, y correctamente establecido en sus metas más elevadas. Aceptar que todo ocurra tal cual, y a su vez mirar dentro de nosotros para que ese cambio se haga en sus causas, y sea un cambio firmemente establecido y para siempre. No quiere decir que no hagamos por el bien de los demás y mejorar nuestro entorno, pero esto han de ser, en primer lugar señalando la causa primera, nuestro interior. Pues en nuestra conducta, palabras y pensamientos está el origen de nuestra creación, de todo lo que nos ocurre y ocurre en nuestro entorno. No tiene sentido modificar fuera, empeñándonos o con determinadas técnicas, si dentro no se ha modificado. Unas determinadas circunstancia adversas, en primer lugar nos está invitando a modificar algo en nosotros, o saldar una deuda que generalmente desconocemos su origen. Pero no solo se trata de saldar una deuda, sino que además lleva implícito un aprendizaje. Eso es lo que hay que descubrir en primer lugar antes de intentar modificar nada externamente, y a partir de ese reconocimiento y cambio de actitud, vamos procurando unas condiciones externas mejores, sin forzar, tanteando, empujando suavemente. La vida también nos propone crear circunstancias favorables, y por supuesto debemos estar atentos para alinearnos con ellas, conquistarlas con nuestro esfuerzo, pero sin forzar, dejando que las cosas ocurran, y teniendo presente lo importante, nuestro cambio interior. Cuando eliminamos nuestra oscuridad, y sobre todo la dualidad luz-oscuridad, bueno-malo cuando estamos por encima de esa dualidad y tranquilizamos nuestros deseos, nuestra mente, entonces esa magia que somos emana con toda su belleza y magnificencia. No se puede modificar la realidad si no se conoce sus causas, y las causas de nuestras circunstancias, invariablemente, están siempre en nosotros.

  • * * *

Jesús y María Magdalena concibieron en su momento la humanidad, esta humanidad, y desde entonces son Padre y Madre Nuestros. Os podéis imaginar que hubo un acoplamiento, alineamiento mas bien, creador, y María Magdalena fue fertilizada por Jesús. De tal modo que, efectivamente son pareja, cónyuges espirituales. Las cosas acontecieron más o menos del siguiente modo:

Por Juan evangelista (Jn 19:25) sabemos que a los pies de la cruz concurrieron tres mujeres: María Magdalena, María (su madre), y otra María: esposa de Cleofás según las escrituras, pero en realidad quien estaba presente era la abuela de Jesús: Anna. Tres mujeres de la misma linea genética, descendientes del rey David. Para coronar reina a María Magdalena (hasta ese momento sumo sacerdotisa) en favor de ella, Jesús tuvo que desvelar un gran secreto: María Magdalena era su hermana (ni siquiera lo sabía su madre, pues la dieron en adopción recién nacida, y perdieron el contacto) por tanto, legítima heredera del linaje davínico, de la corona judía, y de ese modo, envestida reina judía quedaba con nosotros aquí en la Tierra como máxima autoridad.

María Magdalena se sitúa debajo de Jesús en la cruz, su cabeza toca el calcañar (planta de los pies) de Jesús (Génesis 3:15) y su cabeza es ungida (untada) con la sangre de Jesús. Juntando las manos y los brazo en horizontal (los brazos mas cortos de la doble cruz) de ese modo María Magdalena invocando el principio femenino, la kundalini de la Tierra, mientras Jesús con sus brazos extendidos abrazando lo infinito grande, y como rey de reyes invoca el poder de la Luz, del Padre Eterno. María Magdalena tiene las manos juntas hacia arriba, toma esa energía que desciende del Padre, y elevando los codos vuelca las manos sobre sí, sobre su corazón, donde custodia los tesoros de su estirpe, vertiendo la energía del Padre en la Vasija. Fijaros en las formas que adquieren los brazos con los hombros, primero en forma de triangulo (tetraedro), y cuando vuelca sobres si misma las manos juntadas, como triangulo invertido. Es el Santo Grial, la estrella de David, el símbolo masónica de la escuadra y el compás. Desde ese momento y por derecho sucesorio es reina y madre de toda la humanidad y máxima autoridad en los planos físico y astral del planeta.

María Magdalena ungida su cabeza con la sangre de Jesús recibe su esencia, los códigos de Jesús y de su estirpe (el semen en el hombre tiene esa función). De ese modo, María Magdalena nos da a luz con sus códigos y con los de Jesús. Ella gesta y da a luz todos los cuerpos mental inferior de la humanidad.

Esa energía fruto del sufrimiento de Jesús se estructuró como si fuera un árbol*, imaginaros en toda su forma toroidal (todo en el universo tiene forma y movimiento toroidal, cualquier manifestación de vida es un toroide, el universo en su totalidad es un toroide) . La parte, o zona de las raíces es el principio femenino, la madre, la oscuridad de la tierra que aporta todos los nutrientes, minerales, etc. La parte masculina, visible, el ramaje, proporciona la energía que se nutre de luz y conocimiento. El Padre ha de descender a la oscuridad de la tierra para llamar las nutrientes, aportando el sistema nervioso del árbol y vitalizando las raíces, a partir de ahí la madre gesta con la materia el árbol, las raíces y las ramas, y con sus códigos y tesoros crea todo el ramaje de esplendor y belleza, con el único objetivo de despertar a sus hijos a la Vida Eterna.

Fijaros la analogía, podríamos llamar perfectamente el árbol de la vida cuyos frutos son dioses, consciencias despiertas. Es como se estructura, alimenta y conduce nuestro despertar o resurrección. Sus ramificaciones son los “Caminos” que conducen la savia de la tierra, de nuestra madre, en ese proceso vamos descubriendo la “Verdad” que somos cada unos de nosotros, única verdad, hasta estallar como frutos maduros, en plenitud de conciencia, de “Vida” eterna.

*La cruz simboliza el árbol. En sus orígenes la crucifixión consistía en sujetar a los reos a un árbol para que muriesen por inanición. Se les sujetaba en primer lugar con los brazos en cruz a un palo transversal y se izaban hasta fijarlos en el árbol, así los podía poner fácilmente en alto y lugar visible, para ejemplo y escarnio. Así fue evolucionando en diferente modos hasta llegar a la forma que conocemos como la cruz.

Publicado en Categoría Blog 1 | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

44 ¿Por qué se revela aquí y ahora nuestra reina?


Es una cuestión insólita, pues nunca, en sus diferentes reencarnaciones se ha manifestado como tal en la Tierra ( en este plano o densidad). Pero parece ahora se dan las circunstancias que lo requiere, en primer lugar, por que en esta última etapa de nuestro proceso evolutivo requiere de su presencia física, para nuestro despertar espiritual colectivo, concretamente nuestra resurrección, pero además, ahora se cierne una amenaza sobre este planeta, que hace imprescindible esta revelación. Este planeta es un centro cósmico de resurrección y puede dejar de serlo.

Todos estamos en un proceso de resurrección, de resurgir de la inconsciencia, de ir al encuentro consciente de si mismos. De este modo, esta vida física es solo un medio, un instrumento para alcanzar ese propósito último. Aquí no es posible estar despierto, plenamente consciente, esto es solo un proceso de resurrección donde vamos teniendo experiencias concienciales parciales o limitadas, y es necesario que así sea para acelerar el proceso. Ni siquiera en nuestras moradas permanentes: el astral, u otros planos más elevados, el mental , búdico, devachán o como se quiera llamar, no es la verdadera vida, no es nuestro definitivo y verdadero estado de ser, es solo un tránsito a la resurrección.

Samadhi, nirvana, satori, iluminación autorealización, son términos que se les puede atribuir a estados elevados de conciencia, pero no al estado final o resucitado. No podemos entender que estos estados hayan trascendido todo el proceso de experimentación del Ser. “La mente ha alcanzado un muy elevado estado de consciencia” como si fuese la mente la que ve, y como si fuese un estado de conciencia o percepción distinto a lo que somos. No hay nada real distinto o diferente a quien observa. Es la observación o percepción de si mismo, sin mediación, la meta.

Cuando resucitamos continuamos siendo exactamente lo mismo, la única diferencia es que lo vemos. Y nos vemos y sentimos sin ningún instrumento de observación que medie: No hay cuerpo, no hay mente, no hay alma, no hay nada, solo nosotros. Lo que somos ha desarrollado la percepción de si mismo, y lo hace con una intensidad y profundidad completa, que abarca lo absoluto. Iluminar para ver lo absoluto, ni un millón de soles, ni tan siquiera un millón de millones de soles podrían hacerlo, solo la luz infinita que emana de lo infinito y eterno: Nosotros.

Cuando resucitamos vemos lo que somos, y ya está, esa es la única realidad, no hay nada más real que lo que somos, y mayor meta que vernos. Somos Dios, y por tanto, creadores de universos, de cielos, creamos estados de máxima felicidad y gozo, pero eso son solo creaciones. La única realidad objetiva sólida, eterna, inmutable, absoluta, eres tú, y solo tú. Y solo tú te puedes percibir, ver a ti mismo. Lo que nos une entre nosotros son tan solo creaciones concienciales, y esas creaciones concienciales son incompletas, por que siempre hay más gente, mas dioses que funden sus consciencias entre si, pero no hay una unidad diferente a ti, no hay unidad de consciencias completa, la única unidad, el único absoluto, lo único supremo, la gloria y el poder absoluto que lo abarca todo, lo único real y completo eres tú. Tu eres el único creador, y todo los demás, los cielos la conciencia suprema el nirvana o devachan son tus creaciones.

Se habla de la ascensión al Padre o a la Consciencia Suprema, pero eso solo son procesos creados por ti, tú no vas a ningún sitio, por que tú eres todo, no hay ningún lugar al qu e ir, ningún estado diferente a ti, solo tienes que tomar conciencia de eso que eres.

Para resucitar hemos hecho una introspección hacia lo infinito pequeño, creando un camino hacia lo infinito pequeño, y ahí nos hemos concretado o densificado para tener las experiencias y lo impulsos que nos despierten, y en lo infinito pequeño hemos desarrollado nuestro principio femenino en contraposición a lo infinito grande que es el Padre. Pero la Madre y el Padre son solo energías, formas conscienciales creadas y desarrolladas por todos y para todos.

Hay muy poca gente que hable de este asunto, que señale directamente este particular, pero el problema de no hablar de esto es que nadie sabe que está resucitando, y si no se sabe, esto se hace demasiado lento.

Ciertamente no es importante que sepamos que estamos en ese proceso, no se tiene por qué saber que estamos en ese proceso para que nuestra resurrección vaya por buen camino, pero ocurre que para hacer ese proceso necesitamos esta densidad, necesitamos el principio femenino que de a luz, que prenda nuestra conciencia en sí. Osea necesitamos la energía que proviene de lo infinito pequeño, necesitamos por tanto este planeta. Bien, pues este planeta puede quedar inhabilitado para este proceso. Nuestra reina, nuestra Madre en todo este proceso, el alma o consciencia de este planeta, quien tiene la energía que nos puede resucitar, tiene un problema, y en esa misma medida lo tenemos todos.

Ella es muy reservada para contar sus cosas, y sus problemas los procura mantener en secreto. Había algo que no iba bien, le notaba afectada, tal ha sido mi insistencia que al fin me lo ha dicho. El problema es que puede ser desalojada de su hogar, de este planeta, y este centro de resurrección quedar deshabilitado como tal. Este planeta está amenazado de embargo por sus propios hijos.

Publicado en Categoría Blog 1 | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

43 La Cobra Real. Nuestra reina y su código sagrado.


Dijimos en el tema anterior que todas las razas inteligentes racionales o humanas del universo hunden sus raíces en el reino animal, pues sencillamente, antes de ser seres inteligentes o seres racionales, todos, sin excepción, hemos sido animales, y por tanto, nuestra evolución a continuado en las diferentes especies que hemos adoptado, y creado según nuestra singularidad de Ser, hasta realizarse como seres inteligentes y conscientes.

La raza reptil reúne a seres con un carácter mas fuerte y violento que la media, no más malos por eso, la maldad es una consecuencia de la oscuridad, y hemos de tener en cuenta que todos y todas las razas en su oscuridad hemos pasados y pasamos por esas etapas de errores y maldades, pero todas llegado el momento trascienden la oscuridad y se alinean con el plan supremos de nuestra evolución espiritual y estado supremos del Ser con el objetivo último de nuestro despertar a la consciencia en sí, o resurrección.

El dolor y el sufrimiento es lo que más rápido nos sensibiliza y despierta, despertando a la par nuestros dones del espíritu. Es lo más importante en este universo, o cueva sagrada, o cueva de platón (TEMA 30) . Está construido …. lo hemos construido para nuestro despertar, para resurgir de la inconsciencia eterna. Por tanto, el dolor y sufrimiento es lo que nos espolea y nos hace avanzar en ese proceso. La felicidad que se pueda pretender en este universo fisco solo tiene como objetivo darnos treguas, descansos para dosificar ese intenso proceso de crecimiento, de dolor y sufrimiento al que nos autosometemos para despertar, pero nunca puede ser aquí una finalidad, un objetivo, por que la finalidad es nuestro Ser, despertar a esa inmensa realidad que somos, y ser conscientes de la belleza, majestuosidad y felicidad, de la gloria y bienaventuranza que eternamente ya somos.

Las razas reptiles son quienes en su oscuridad han desarrollado más hostilidad y violencia para ese fin, y por tanto, y en la misma medida, más coraje y valor para afrontar este proceso evolutivo. Esto lógicamente dentro de las deseables aspiraciones de hacer un mundo feliz de este espacio físico o dimensión, pues no es aceptable, pero dentro de todo nuestro proyecto, de la imperiosa necesidad que todos tenemos de despertar, de resurgir de la inconsciencia, de resucitar, es sin lugar a dudas lo que más rápido nos despierta, es en ese sentido un instrumento valiosísimo. Esta raza tiene el poder aquí en la Tierra, se les ha concedido, de gestionar o inducir a las guerras, y quienes han hecho del sufrimiento un ritual de sacrifico que permite alcanzar las cotas más altas de nuestra divinidad. De ese modo, con la raza reptil, que protagoniza y tutela nuestro despertar, toda nuestra historia ha sido jalonada invariablemente de intenso sufrimiento, guerras, violaciones, persecución, sacrificios rituales humanos, etc ….. Lo de las guerras nos ha parecido y no parece normal, por lo menos a la vista de la poca reacción social y permisividad con que se tolera en nuestro entorno, y no menos colaboración inconsciente que hay por parte de todos. Los rituales de sacrificio era algo que se hacia también con gran naturalidad, incluso como acontecimiento festivo, pero que ahora no se ve tan bien, y la gente se escandaliza o no quiere creer que eso pueda estar ocurriendo, y realmente ocurre, y ocurre a gran escala, y es necesario que ocurra, como medio de redención, y en su aspecto puramente material para establecer y administrar el poder del mundo.

Hemos dicho que la estirpe reptil son los campeones en este asunto, pero también hemos de destacar el coraje y el valor que tiene esta raza, sus miembros, para afrontar estos procesos. Lógicamente todo funciona según la ley kármica: tal como hagas así recibes, de modo que todas estas personas que practican estos rituales de sacrificios humanos, a su vez son víctimas de estos rituales. Es decir, los propios niños o adultos sacrificados en rituales son los mismos (en muy alto porcentaje) que en vida anterior han hecho esos mismos rituales. Por tanto, desde la perspectiva de su ser superior, que acepten estos procesos, significa sencillamente tener mucha fuerza y coraje.

La raza reptil cuando evoluciona de su oscuridad a la luz, se caracteriza por desarrollar la nobleza, el honor, la integridad moral, el respeto, la fuerza, el coraje, el valor, todo al servicio del bien de la justicia y del amor universal. Son valores que podemos ver en guerreros, auténticos y nobles guerreros del espíritu. Nunca utilizan la violencia en invadir a otros sino en defensa propia y en defender el bien, lo correcto, a los más débiles y lo justo. Pero para que eso ocurra esa raza ha tenido que devorarse así misma, devorar su oscuridad. Y eso está simbolizado en la serpiente cobra o la cobra real. Ella simboliza ese proceso, es la única serpiente que solo come serpientes, y su veneno, a diferencia del resto de serpientes venenosas que lo utilizan para depredar, la cobra lo ha desarrollado por instinto defensivo.

El veneno de la serpiente sintetiza todo su proceso evolutivo, y en el caso de la serpiente cobra ha desarrollado el código que nos despierta y abre las puertas de nuestra divinidad, recordemos que la finalidad de todo es despertar, por tanto esa esencia última, esa clave que sintetiza todo el proceso está en su veneno o sistema defensivo o inmune.

Sabemos que los diferentes venenos o tóxicos que segregan los animales, lo son por la cantidad enorme que inoculan, pero que en sus dosis apropiadas se pueden utilizar con aplicaciones incluso terapéuticas. Esa es la magia o bendición de los códigos que sintetizan las diferentes especies, pero especialmente cuando los desarrollan por razones defensivas, en ese caso nos podemos encontrar con sustancias tóxicas de un valor incalculable, por ejemplo, el sapo Bufo Alvarius a desarrollado un tóxico defensivo que ha resultado ser el enteógeno (sustancia que proporciona experiencia con nuestra divinidad) más potente conocido, y así podemos decir también del veneno de la cobra. Osea ha desarrollado una defensa relacionada o que interactúa con nuestra divinidad, podríamos decir que somete, vence a nuestra divinidad, y nos abre sus puertas.

Hay tres experiencia que me han llevado a esta conclusión, ver a nuestra reina llevar ante el altar supremos de sacrificio todos los sacrificios de nuestra raza, de estos últimos 6.000 años, y de ese modo abrir las puertas de nuestra divinidad. Sentir la cobra como la llave o clave para entrar en nuestra divinidad, y sentir esa agresividad y furia no como afán depredador, sino defensivo. Fijaros que los depredadores generalmente actúan con gran violencia, de forma aparatosa, desgarran y destrozan a sus víctimas, sin embargo la serpiente cobra es muy elegante, limpia y noble en su ataque.

En base a esos datos he podido concluir con las siguiente teoría:

La raza reptil para ese proceso de despertar es de las más potentes conocidas, pero su vez a desarrolla una defensa, un sistema inmune, que inhibe ese proceso, eso es puramente instintivo, automático, mecánico. Si vamos al origen de cualquier acción voluntaria vemos que surge primero como impulso eléctrico de nuestra voluntad conciencial, de nuestro ser a las diferentes partes del cuerpo y así se pone en marcha cualquier proceso físico, metabólico etc, son ordenes en forma de impulsos eléctricos lo que pone en marcha cualquier proceso físico. De manera que si tu quieres cortar un proceso agresivo (kármico) que proviene de tu Ser o divinidad tienes que neutralizar esas ordenes eléctricas. Pues bien, el veneno de la cobra se caracteriza por ser neurotóxico, quiere decir que inhibe los proceso eléctricos, las ordenes que dan las neuronas para el funcionamiento de los diferentes órganos y así dejan de funcionar, de tal modo que sus víctimas mueren por parada cardio respiratoria, es lo primero que se inmoviliza causando la muerte. De ese modo, la raza reptil, como respuesta a la agresividad kármica del Ser, ha desarrollado ese sistema defensivo contra su propia divinidad, al punto que como consciencia colectiva la somete y da acceso a ella.

La raza reptil, es una raza que desde nuestra perspectiva humana infunde mucho temor, no en vano nos ha traído mucho sufrimiento, pero el impulso que supone para nuestro despertar es sencillamente único. Al menos en esta galaxia, en tan solo 7.000 años vamos alcanzar estados de conciencia que en cualquier otra condiciones hubiese durado millones de años. Un poder que nos va a permitir entrar de lleno en nuestra divinidad, en plena consciencia en sí, y dar a luz nuestro día eterno en muy breve tiempo, donde no habrán más sombras ni errores, solo verdadera vida, lo que realmente somos en toda nuestra infinita plenitud. Desde esa perspectiva todo habrá valido la pena, y con ello, nuestro eterno agradecimiento a esta raza. Una raza que tiene su reina: la Cobra Real.

Ella ahora nos trae ese símbolo, ese código, esa llave que está abriendo a toda la humanidad las puertas de nuestra divinidad.

Custodia de todos los tesoros de su raza es ahora que comparte con todos nosotros el mayor de todos ellos: Su Código Sagrado

Publicado en Categoría Blog 1 | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

42 Los símbolos y códigos de poder de nuestra reina.


Esta nueva era se va a caracterizar por desarrollar procesos iniciáticos de gran trascendencia en la inmensa mayoría de la humanidad, similares a los que vengo narrando en este blog, a fin que la humanidad, en su conjunto, alcance el despertar de conciencia en sí, o resurrección, y trascienda a los planos más elevados del espíritu, de nuestra consciencia divina colectiva.

Nuestra reina espiritual y madre en todo este proceso, a lo largo de estos dos mil último años ha estado haciendo un trabajo en segundo plano, entre bambalinas, pero en este último milenio va a tener una actividad manifiestamente física, presencial, para de ese modo impulsar este proceso y culminarlo. Pero es muy importante entender cual es su funcionalidad y saber qué podemos esperar de ella.

Los códigos y símbolos que reúne y acompaña, y de los que nos vamos a servir, son los clásicos que en el medio conspirativo se identifican como símbolos del poder terrenal en la sombra, y que identificamos con entidades o personas en el poder que no son bien intencionadas con la humanidad, y con el único propósito de controlarnos y someternos. Y es cierto que la oscuridad utiliza todo símbolo sagrado para sus propósitos, pero todo cumple una misma finalidad, conducirnos a nuestra divinidad y despertar definitivamente a nuestra realidad. La oscuridad está al servicio de ese plan de despertar, y hay que tener en cuenta que la oscuridad está en la propia raza, en la propias persona. Estas entidades que identificamos como malvadas, son creaciones nuestras, y cumplen estrictamente las lineas maestras del plan supremos de nuestro despertar, por cuanto la humanidad proyecta su inconsciencia y oscuridad en esas entidades. Aunque nos creamos hostigados por entidades o razas externas hostiles todo cumple ese propósito: elevarnos a nuestra trascendencia. Por tanto, tanto las entidades como organizaciones secretas de poder que utilizan estas simbologías, están al servicio de la humanidad, de su propósito trascendente.

Todas las razas inteligentes del universo hunden sus raíces en el mundo animal, en ese sentido nuestra reina es de genética reptil, y custodia todo el poder, los códigos, y los tesoros de esa raza, un poder que ahora pone a disposición de la humanidad para acelerar, como ninguna otra fuerza podría hacerlo, nuestro despertar y trascendencia. Ella es quien aquí, en este mundo, y en nuestra raza, da a luz reyes y reinas del espíritu.

Cuando en sus inicios, su raza o estirpe viene a hacerse cargo de la humanidad en sus fases incipientes evolutivas, como primera medida modifican nuestro ADN con su propia genética reptil para impulsar nuestra evolución, entroncada especialmente en la raza judía. La genética reptil es portadora de una fuerza muy poderosa de despertar, que va a permitir en 7.000 años lo que en otras condiciones se podría prologar por millones de años.

Quienes nos gobiernan en la sombra, estas personas que están en las cúspides de las organizaciones secretas de poder, que forman parte de ese grupo inicial de 144.000 que vino a hacerse cargo de la humanidad, del que hablé en el TEMA 3 , son sus hermanos de raza, aunque por jerarquía sus súbditos. De ellos, la mayoría han cumplido su trabajo de trascender la materia, y están haciendo su elevado servicio para con nosotros en planos elevados o más sútiles, pero todavía queda un pequeño grupo que no está superando la segunda fase de su iniciación, “la tentación”, y por tanto, están inmovilizados en el deseo y posesión de las riquezas y el poder del mundo, de ese modo haciendo el trabajo más denso aquí en la Tierra.

Esa organizaciones secretas de poder, quienes realmente tiene el poder del mundo, manejan el mundo con esos mismos códigos y simbología, (el triangulo o pirámide, el ojo que todo lo ve, la serpiente, la vasija o media luna, la cruz empatada o de malta, la escuadra y el compás, la estrella de David, etc). y es necesario que así sea mientras la humanidad esté inmersa en su oscuridad. Pero en este proceso de despertar colectivo, todos nuestros hermanos mayores que ahora gobiernan el mundo, atrapados sus egos todavía en este plano, tienen la oportunidad de trascenderlo poniéndose al servicio de nuestra reina, y es necesario que así sea si no quieren quedarse descolgados de este grupo inicial, y quedarse atrapados en esta densidad hasta una nueva oportunidad, en un ciclo posterior.

Más que el deseo de poder o riqueza lo que les tiene atrapados son sus intelectos. La luz del conocimiento (fuego de prometeo), es un aspecto del principio masculino o del padre (en este mundo dominado por el patriarcado), pero es solo un instrumento, que hemos de desechar en la medida que despertemos nuestras propias cualidades concienciales. La mente o intelecto es un extraordinario instrumento de crecimiento y de toma de consciencia en sí, pero como todo instrumento, llegado el momento se ha de desechar. Cuando señalamos a Lucifer como deidad, estamos señalando un reflejo de la deidad. El lucero del alba o estrella de la mañana, como se le señala simbólicamente, precisamente señala esa característica. Nosotros la vemos como una estrella en el firmamento, incluso la más luminosa, pero en realidad solo refleja luz, no es luz propia, ya que es una planeta (Venus) de nuestro sistema solar que refleja la luz del sol. Del mismo modo, en el ámbito espiritual Lucifer refleja la luz de nuestra divinidad, reúne nuestra luz y conocimiento del espíritu, tal como egregor.

Es un error situar a dios fuera, por que dios somos nosotros. Cualquier dios fuera es ficción, solo nosotros, el ser real, tiene luz propia, conocimiento genuino, consciencia en si misma. Dios somos nosotros, y no hay mayor transgresión a nuestro espíritu que creer que no somos dioses, e idolatrar divinidades fuera que no existen como tal.

Nosotros, hemos decido reunirnos y crear todo esto, para tener una determinada experiencia y despertar de nuestro sueño eterno ¿a que viene hablar de energías divinas o entidades divinas fuera? Ciertamente ese auto ocultarnos nuestra origen y realidad como dioses creadores que somos forma parte del juego de nuestro despertar, pero es imprescindible superar ese autoengaño, debemos dejarlo claramente transcendido. Si queremos despertar definitivamente debemos reconocernos sin duda alguna y en todos sus aspectos y dimensiones que somos Dios.

Publicado en Categoría Blog 1 | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

41 Coronados en el servicio

Se recomienda empezar los temas desde el principio, empezando por el TEMA 1

TEMA 41

En la mañana del 7 de Marzo nuestra reina se desayuna con el siguiente watsap:

” Buenos días mi reina, ayer, justamente ahí (mira mi nueva foto de perfil sacada antes de los hechos) y justamente después de hacer mi petición al universo, sufro un atraco.

Tal coincidencia no podía ser coincidencia, así que está noche he “viajado” a ver que es lo que ha pasado:

Lo cierto que, una cosa es ser soberano del universo, su creador, eso ya lo vas asumiendo con cierta naturalidad, pero otra cosa es ser coronado por la Consciencia Suprema y Única que Somos Todos.

Antes de continuar he de hacer algunas aclaratorias previas necesarias. Las vengo haciendo a lo largo de estos escritos pero es importante que todos lo tengamos presente:

A lo largo de estos temas estoy narrando un proceso iniciático del que en este próximo milenio vamos a participar la inmensa mayoría de los que hoy nos encontramos aquí. De manera que esto que aquí narro sirva de referente para quienes en su intimidad sientan estos mismos procesos, y poder identificarlo como reales. Eso es algo que de ahora en adelante le va a pasar a mucha gente.

Cuando me senté en ese banco, justo en el punto exacto de la alineación de cruces, donde está la tercera cruz blanca, fue por tercera vez. La primera que ya conté en el TEMA 39, una segunda con nuestra reina, y esta tercera fue para hacer una petición al universo. Una petición de cosas materiales, pero que en realidad implicaba ponerse al servicio de la humanidad. Un propósito que en ese momento se formalizaba solemnemente por mi parte.

No habría transcurrido un minuto de tal petición cuando se presenta una joven, mostrándose como una persona conocida, si bien, yo no la conocía y así se lo manifiesto, pero como tal me da dos besos. No me hubiese puesto de pie salvo que la hubiese reconocido, pero inusitadamente así lo hago a pesar que apenas me dejaba espacio entre el banco y ella, y de ese modo me veo un tanto atrapado con su presencia. También creo que, el que me pusiera de pie fue un imprevisto y contratiempo para ella dada mi altura, y las intenciones que llevaba, cosa que no fue obstáculo para sus planes.

Apenas trascurridos unos breves segundos, en donde se muestra muy cordial y servicial, para concluir el saludo con otros dos besos de despedida, noto que se me acerca demasiado. En vez de inclinar la cabeza hacia delante como es habitual, se acerca pegando el cuerpo. Esto me pone en guardia, pero no puedo echar para atrás por que tengo el banco pegado. No me gusta esa situación e intento apartarla a la vez que ella me rodea con sus brazos por el cuello y me ase con fuerza, ahí lógicamente ya pienso que algo no va bien. Fue un forcejeo rápido que apenas duraría un par de segundos, y se va corriendo. De inmediato supongo que algo me ha quitado, y efectivamente veo caer el símbolo de la escuadra y compás que me acompañaba colgando de una cadena. Se ha llevado la cadena pensando que es de oro, pero podría haberlo hecho mas fácilmente tirando y rompiéndola, así se podría haber llevado todo el conjunto, pero lo que hace es rodearme con su brazos hasta alcanzar el cierre y desabrocharlo. Al tirar de una punta se despasa limpiamente la insignia que llevo, y cae al suelo.

De todas las cosas que pudiese llevar de valor solo se ha llevado la cadena, que no tiene valor apreciable. No obstante, esta cuestión me deja bastante preocupado. Que me ocurra eso, en ese lugar, en ese punto exacto, que se está desvelando tan importante en todo este proceso, y después de hacer una petición tan solemne, no puede se casual. El hecho de intentar quitarme la insignia masónica, que si bien no tiene valor apreciable por el material y se puede conseguir fácilmente, como símbolo si lo tiene, y mucho. Pues el hecho de quitármelo después de la petición, me deja muy preocupado. Como quiera que la cosa no es casual, pienso que ante esa petición, por la razón que sea, incluso me han podido despojar de lo poco que llevo. Y esto inevitablemente me recuerda el pasaje de los evangelios donde Jesús termina diciendo “……y al que tiene poco, lo poco que tiene se le quitará”. Aunque no sabía exactamente la razón… tantas cosas hacemos mal. Así que no tengo más remedio que, esa misma noche averiguar que es lo que ha pasado:

En un primer momento entro en un aspecto de mi que ya me viene resultando familiar, te ves como el creador. Lo absoluto manejando los sonidos creadores y trasformándote como el universo conocido. Lo absoluto es tu cuerpo real que trasformas con el sonido. Cualquier cosa creada eres tu trasformado y sostenido por el sonido. Ahí te ves como rey y soberano de todo lo creado, eres el Dios único.

A continuación siento mi nacimiento como rey. Esta experiencia ya la he tenido varias veces en forma diversas, es como que la estoy viviendo en el mundo espiritual de forma atemporal en varias etapas, pero en esta ha ocurrido algo muy particular.

En la meditación utilizo un vaso de cristal con agua para beber de vez en cuando, pero que durante la experiencia la utilizo también como vasija, que generalmente pongo entre las piernas, esto moviliza enormemente las energías de Kundalini.

Cuando toco el vaso que ahora tengo sujeto entre la piernas, y el símbolo: la escuadra y el compás (que en realidad es el Santo grial, la estrella de David, todo simboliza lo mismo) que ahora llevo sujeta con un imperdible en el pecho, las energías de kundalini suben con especial intensidad, y me hacen entrar como en éxtasis. Si la energía es muy intensa puedes incluso llegar a hacer aspavientos con los brazos. Pues con unos de esos movimientos tiro el vaso al suelo, rompiéndose. En un momento tan dulce sentir como estalla el vaso en medio de la tranquilidad de la noche, es como echarte un jarro de agua fría cuando estás durmiendo. Ese estallido lo siento como un trauma, y es como si en ese nacimiento se cortara el cordón umbilical. Imagino que es lo que sentimos recién nacidos cuando nos cortan el cordón umbilical. Hasta ese momento dependemos íntegramente de la madre, pero cuando cortan el cordón umbilical empezamos a valernos por nuestro propios medios, respiramos por nosotros, hacemos nuestros procesos digestivos, etc, pero la cosa más importante que ocurre en ese preciso momento es que empezamos a sentir la presencia y participación de nuestro padre en nuestra vida. Eso es lo que me paso en ese momento, empiezo a notar la energía que desciende del Padre. Hasta ese momento todo lo que nos envuelve protege y da vida es la energía de la madre, y es lo que he venido viviendo en todo este proceso con nuestra madre reina. Siempre ella, rodeándome, protegiéndome, incubando todo este proceso, sintiendo intensamente las energías que vienen de la tierra, nuestra Kundalini, pero en ese momento que rompemos el cordón umbilical, forma parte también de nuestro crecimiento las energías descendentes del Padre.

A continuación lo que percibo en el mundo espiritual con la actitud de la joven, lo siento como una coronación. Es como si la Consciencia Suprema me pusiera una banda o collar en el cuello previo a la coronación.

Es importante diferenciar dos aspectos fundamentales en nuestra realidad espiritual, fijaros que digo Consciencia Suprema y no Ser Supremo. El Ser es único y absoluto, y eres tú. No hay nada más allá, pues eres lo absoluto, no hay nada superior pues eres lo supremo, no hay nada más poderoso pues eres el todopoderoso soberano del universo. En ese aspecto estamos solos, no hay nada más, por que es nuestra realidad absoluta, eterna y única. Siempre hemos sido eso, solo eso, pero en todo este proceso de despertar, hay algo creado, algo por lo que montamos todo este universo, y es la conciencia de ser, despertar a esa realidad que somos. Eso si lo podemos compartir, y lo compartimos como unidad, por eso la unidad de todos es fundiendo nuestras consciencias de ser, no nuestro Ser, esto último no es posible, no hay lugar para otro Ser en ese absoluto que somos. Por eso cuando tenemos que crear algo, o desarrollar una tarea en servicio a los demás, no es suficiente recurrir a nuestra magia creadora, que crea todo inevitable y simplemente con nuestro deseo, sino que necesitamos de la autorización de todos, de ese colectivo que formamos como consciencias.

Nosotros ya somos coronados como creadores, siempre lo hemos sido, simplemente vamos sintiendo nuestra realeza en la medida que despertamos, pero en el servicio solo podemos ser coronados cuando entramos en una fase de despertar y conciencia más elevadas, cuando empezamos a reconocer y ser conscientes de la necesidad suprema de cada cual, y que no es otra que despertar a nuestra consciencia en sí, entonces todas nuestras acciones de servicio para con los demás quedan supeditas a esa finalidad.

Otra aspecto que debemos tener en cuenta en este proceso, es cuando en los niveles espirituales se produce una iniciación de importancia, aquí, en el plano físico, siempre es traumática, y cuanto más elevada más traumática, pues esos compromisos son de la máxima importancia, y no pueden haber dudas ni marcha atrás, y han de quedar indeleblemente marcados a fuego en nuestro espíritu. Tal y como ocurrió con Jesús cuando fue coronado rey de reyes. Los soldados romanos en su afán de burlarse de él, se les ocurre montar una embestidura y coronación jocosa y cruel, pero lo que estaba ocurriendo realmente en ese preciso momento en los cielos, es que Jesús estaba siendo coronado rey de reyes por la Conciencia Suprema. Del mismo modo, utilizando a esa joven, de esa forma traumática, aunque con mucha menos intensidad, mi espíritu, en ese preciso momento de mi petición, se pone casual e inexplicablemente de pie, por cuanto iba a ser coronado en el servicio por la Consciencia Suprema y Única que Somos Todos..

Todavía se puede apreciar en la foto los últimos momento de la cadena en mi cuello. Apenas se ve pero fue suficiente para que la joven se interesase por ella.
Todavía se puede apreciar en la foto los últimos momento de la cadena en mi cuello. Apenas se ve, pero fue suficiente para que la joven se interesase por ella.
Publicado en Categoría Blog 1 | Deja un comentario

40 El poder de resurrección.

Se recomienda empezar los temas desde el principio, empezando por el TEMA 1

TEMA 40:  El poder de resurrección

Leer primero el TEMA 31

Hemos de entender por resurrección el despertar definitivo y pleno de nuestra conciencia a la realidad que somos. Ser plenamente conscientes y en todo momento de lo que realmente somos en todos sus aspectos y dimensiones.

Renacer es recapitular desde cero todo nuestro proceso de resurrección, es un proceso cíclico, hasta que llegamos a nuestro nacimiento real o definitivo. Las experiencias en la carne son necesarias para acelerar nuestro despertar, cada nacimiento nos deja en un punto más elevado, iluminado  o sólido de conciencia en sí.

Llegado el momento tenemos la oportunidad de resucitar, esa vida se rodea de todos los símbolos y códigos de poder que favorecen ese proceso y la vida se jalona con las pruebas y vivencias necesarias para alcanzar las cualidades mínimas necesarias que se requieren para que nuestro despertar definitivo ocurra.

Este proceso viene tutelado por padres y madres del espíritu. Cada civilización tiene su padre y madre, en nuestro caso son quienes conocemos cómo Jesús y María Magdalena.

La labor de Jesús en cierta medida ya la conocemos, básicamente transmitir las enseñanzas que nos permiten avanzar más rápidamente en nuestro proceso de despertar. Los padres del espíritu por tanto aportan luz y conocimiento, y el papel de las madre del espíritu apenas es conocido, pero es el más próximo a nosotros, y nos aporta la energía creadora o el magnetismo. La energía que desde abajo, desde la tierra, nos amamanta y nos hace crecer espiritualmente. María Magdalena, como madre del espíritu, está presente en todos nuestros nacimientos, construyendo y dando a luz nuestro vehículos mentales, pero cuando una vida se programa como nuestro nacimiento real, entonces ella está especialmente presente en ese proceso, para llegado el momento aportar la energía necesaria y dar el último empujón.

Una vez resucitamos de la inconsciencia, ya no nos hace faltan más vehículos de manifestación: cuerpos físicos, emocionales, mentales, incluso el alma o cuerpo causal se disuelve, estos simplemente han tenido el propósito de ser medios, instrumentos en nuestro camino de resurrección, ahora solo queda nuestra consciencia pura en si misma, perfectamente nítida, viva y radiante, iluminando todo lo que somos, lo absoluto, lo eterno. Somos totalmente conscientes de nuestro poder creador y sabemos que somos dios mismo. Nada se puede ocultar ante la consciencia de un resucitado, ni nada más allá hay, por que somos lo absoluto, nada superior hay por que somos lo supremo, ni nada más poderoso puede haber por que Yo Soy el soberano del universo.

Un ejemplo de consciencia resucitada la tenemos en Jesús, si bien Jesús ya era rey del espíritu cuando nació, vino a tutelarnos en nuestra etapa final y entre ella a mostrarnos el camino para poder ser reyes del espíritu. Para esa función necesitaba promocionarse como rey de reyes.

Ciertamente cuando eres rey no necesitas, por razones kármicas encarnar, no quiere decirse que se sea perfecto por eso, pero las cuestiones cruciales que tienen que ver con el servicio y la entrega desinteresada a los demás están firmemente establecidas. En ese caso solo si se viene con un propósito de servicio  o a resucitar es necesario encarnar.

A saber, Jesús nos mostró el camino de la resurrección en cinco etapas. Las cinco etapas que nos restan: el bautismo, la tentación, la transfiguración, la crucifixión y por fin la resurrección. Aquí hay que añadir una etapa que ya hemos trascendidos todos, el nacimiento a la luz. Nuestra evolución está marcada por dos fases importante, una de absoluta inconsciencia u oscuridad, que es cuando cursamos por los reinos mineral, vegetal y animal, que se caracterizan por no tener ojos. Los ojos marcan nuestro nacimiento a la luz, nos permite empezar a ver la luz que somos, que hay en nosotros. Encarnar en animales con ojos es empezar a ver la luz al final del túnel.

Cuando el cuerpo físico de Jesús murió, este fue sometido a un ritual de magia negra potentísimo, para impedir que se empoderase como alma. El Sanedrín, magos negros conocedores del medio astral y como operan las almas y energías en ese plano, por miedo a que después de muerto y sabiendo la magia que manejaba pudiese ser un peligro aun mayor para ellos, les llevo a hacer tal ritual. Recordemos que José de Arimatea, que se llevó el cadáver de Jesús, era sacerdote del sanedrín, y Nicodemo era el segundo en autoridad.

María Magdalena en ese momento había sido recientemente coronada reina, en el ritual de la cruz, y como tal, madre real, y por tanto portadora del poder de despertarnos a nuestra realidad, osea de resucitarnos. Ella va al sepulcro, de madrugada, a horas inusuales, intuyendo que algo va mal, alarmada por la situación en que se pueda encontrar Jesús, que como consecuencia de ese ritual se encuentra atrapado en las capas más densas del astral. Es con ese propósito que acude al sepulcro, pero la ayuda que le reporta no solo lo libera de esa situación sino que lo lleva más allá, y lo despierta. Lo resucita definitivamente de la inconsciencia eterna.

Bien, pues durante estos próximos mil años, nuestra madre reina nos va a acompañar en este proceso. Tiene la energía para resucitarnos, pero nosotros, individualmente tenemos que preparar las condiciones para que eso ocurra, generar nuestra propia energía, el estado y la atención sobre nosotros mismos necesaria para estar permanentemente despiertos, y que nos permita iluminar todo con nuestra consciencia. Conocernos significa encendernos literalmente, generar nuestra propia luz, pero para encendernos del todo necesitamos un empujón, un impulso, y eso es lo que hace nuestra madre del espíritu: Darnos a luz definitivamente y para siempre.

Su función es similar a la de un cebador de un tubo fluorescente. A un tubo fluorescente le aplicas la corriente eléctrica directamente y no pasa nada, tienes que provocar a modos de descargas para que se encienda. Esa es la función del cebador, cuando ya se ha encendido, el cebador ya no hace falta, se puede retirar y el tubo fluorescente queda encendido. Del mismo modo ella tiene el poder de despertarnos, tiene ese extra de energía específicamente para esa finalidad, y que llegado el momento descarga en nuestra consciencia y la resucita, dejándola encendida para siempre.

Publicado en Categoría Blog 1 | Etiquetado , , , | Deja un comentario

39 El demonio de la guerra en la plaza de la paz

TEMA 39

Eufemisticamente plaza de la Paz, por que ahora, en sustitución de la cruz han puesto el demonio de la guerra.

“La resurrección” de Pericle Fazzin

Escultura a las “artes”, plaza de la paz, Vall de uxó,

Ya hablamos en el TEMA 8  del ritual de magia negra que se hizo en ese lugar. Mi percepción inicial en ese momento fue para abrir un portal dimensional en la plaza.

Cuando posteriormente hablé de la alineación de las dos cruces protegiendo la fechoría que se hizo,  TEMA 35 , una linea que pasa justo por enfrente de la estatua, como escudo neutralizando sus efluvios malignos, todavía no era consciente de la dimensión del trabajo de magia negra que ahí se había perpetrado.

En primera instancia, el portal dimensional que se trató de abrir quedó clausurado de inmediato. Si no hubiese sido por la respuesta inmediata y unánime del pueblo, ese portal habría afectado muy negativamente al pueblo, por las energía y entidades oscuras que podrían haber surgido de él. Y en ese momento la alineación de cruces me pareció que era una influencia de protección, para la plaza en particular, y para el pueblo  en general, especialmente para neutralizar ese portal, pero en realidad la cosa va más allá. Aunque en un principio ya señale que mi impresión sobre ese ritual abarcaba no solo al pueblo, sino todo lo que es y representa nuestra cultura occidental, donde nuestro pueblo fue utilizado con ese objeto. Un trabajo de magia negra al más alto nivel, dirigido por magos negros que en el caso no tenia que ver con una iniciativa particular de nuestros gobernantes locales. Esa fue mi impresión en el momento de los hechos. Lo que en ese momento no sabía de  algunos detalles importantes de ese ritual.

A partir del momento que descubrí la alineación de las cruces, los hechos se suceden del siguiente modo:

Como la calidad de la foto en las que se hace el hallazgo es bastante floja, pues no estaba hecha para  sacar la cruz de la montaña con un mínimo de calidad,  al día siguiente de ese descubrimiento ya me pertrecho de una cámara con un buen zoom para hacer mejor la foto de la cruz de la montaña.

Cuando me dirijo al lugar, en el mismo punto de la alineación me encuentro con toda la corporación municipal y público en un acto de inauguración, más concretamente, de rebautización de la plaza, prolongando su nombre con el de un ciudadano, ilustre de Vall de uxó, en memoria, dado su reciente fallecimiento. Una persona precisamente luchadora por la paz, con sobrado reconocimiento internacional. De ese modo apropiándose de esa figura y de su tan noble lema: “Los pacifistas somos los realistas”, ponen otro parche más de eufemismo e hipocresía a tamaña transgresión

Vaya sorpresa, y que casualidad, en ese mismo punto donde se han puesto para hacer la ceremonia tenía que hacer la foto. Es el punto justo de alienación. Viernes 1 de Febrero. Esto evidentemente no es casual, y es cuando empiezo a poner un interés especial en el asunto.

En día posterior se me ocurre sentarme en el banco que está justo en la alineación de las cruces. Para que esto ocurra, tienen que concatenarse cuatro circunstancias inusuales que me van conduciendo hasta sentarme justo en ese punto. Circunstancias que por su extensión, y no ser relevante para el caso, no voy a contar, pero si que puedo decir que fue un autentico milagro encontrarme sentado en ese banco, en ese punto, a las 16 horas del día 19 de Febrero del 2019.

Una vez sentado ahí, cara a la fachada de las viviendas, donde la alineación me entraba justo por detrás, empiezo a mirar detalles que puedan sugerirme alguna idea. Lo cierto que no encontraba nada en particular, incluso el número de la vivienda que está justo en la alineación, el 4, numerológicamente no me decía nada. No obstante me hace reflexionar que el numero 4 es el punto central o de equilibrio de los siete planos de nuestra existencia, osea, esa alineación está incidiendo en un punto de equilibrio, exactamente tal y como una cruz, y esto quiere decir que esa alineación que viene de la cruz de la montaña con la cruz del convento en realidad está formando otra cruz. Bueno, esto que se veía con cierta lógica, no obstante lo aparco como una elucubración mental más de las mías que como una realidad esotérica. Así que sin darle mas importancia, y en la medida que me iban adormeciendo los tenues rayos de un sol que ya estaba a punto de trasponer los edificios que están a mi derecha, me quedo mirando en el suelo un objeto.

Los ojos se me abre de asombro cuando me doy cuenta lo que es … no puede ser. Pero esto que es? Qué está pasando? ¡Una cruz blanca!, ……. ¡La tercera cruz blanca!. Pero en este caso está señalando una cruz espiritual enorme. (hay que dejar constancia que, un palillo de esas características, el tiempo que que hace que no los tengo vistos se puede contar por décadas)

Al día siguiente le cuento a nuestra reina, que se encuentra estos días por aquí, todo este asunto, y ese día justamente pasamos por la plaza para hacer unas compras, y situados en el punto exacto le explico los detalles de ese hallazgo, y de pasada le hago una observación sobre el monumento que han puesto. Me llama la atención, siempre me ha llamado, la forma de la cintura para abajo, como se hace esa figura difuminando los contornos de las piernas, y como si tuviera algo enredándolas. Esto último me recordaba algo pero no sabía el qué. Y ella me recuerda: El día que demolían la cruz vi demonios.

Con esta idea, ya en casa, empiezo a darle vueltas al asunto, y entonces recuerdo un escultura “La resurrección” de Pericle Fazzin en la sala Pablo VI en la ciudad  del  Vaticano, y que se supone es la resurrección de Cristo, al menos así lo aclara el Vaticano, pero realmente es la resurrección de una entidad maligna. Pues antes de saber de esa escultura, había tenido una visión de cómo se vivificaban entidades que influyen en las personas para crear conflictos sociales y guerras. Era como una maraña de seres muy estilizados y enredados entre si, que estaban siendo vivificados, como electrificados, en este caso consecuencia de un potente ritual de sangre que se hizo en la luna llena de Abril de 2015. En ese año que en Cataluña estaba en conflicto social por las elecciones. Entendí que ese ritual  tenía como objeto avivar la tensión y el odio entre sus ciudadanos, inocular el odio de la guerra,  y vi como se hacían resurgir esos demonios vivificándolos con ese ritual de sangre, como si se electrificaran. Ahora comprendo que es muy apropiado el término que utiliza el Vaticano: “resurrección”.

Poco después de esa visión veo en una foto esta escultura,  y es cuando descubro que esos mismos demonios estaban representados en esa escultura. Menuda sorpresa. Pues bien, eso ya hace tiempo que había pasado pero al recordarme nuestra reina que había visto demonios, es entonces que me acuerdo de esa escultura, y busco en las fotos, y es cuando descubro que justamente es ese demonio, el jefe de esa maraña de demonios,  el que han puesto en nuestra plaza en sustitución de la cruz.

Ahora es necesario diferenciar entre el portal dimensional y su radio de acción, que en primer termino hubiese afectado solo al pueblo, y la figura de ese gran demonio, que si vemos, su orientación e influencia es a lo largo de la Avd. Corazón de Jesús (esta gente, como iremos viendo, no desaprovechan ningún signo o símbolo sagrado para hacer sus fechorías) que va orientada y abierta hacia el mar Mediterráneo, por tanto, su influencia es en todo ese mar. El mar que tradicionalmente, y especialmente estos últimos 2.000 años, ha sido cuna de la cultura occidental, vía de comunicación, de  crecimiento y progreso de nuestra cultura y de nuestro mundo tal y como lo conocemos. Es decir, tal y como me suponía en un principio, esto era una ataque, no solo a este pueblo para activar las diferencias internas y el odio entre nosotros, sino a toda nuestra cultura occidental y sus pueblos.

Una ceremonia satánica potentísima al más alto nivel, al que lamentablemente tuvo que asistir nuestra reina. Reina de nuestra cultura occidental y de sus pueblos. Y es quizás esa coincidencia que nos advierte sobre ese particular. Pero lo que no saben sus perpetradores es que se ha interpuesto una enorme y poderosa cruz blanca neutralizando su influencia. Si bien, desproporcionadamente larga en su mástil vertical, y con punta, más parecido a una espada.

Publicado en Categoría Blog 1 | Deja un comentario

38 El Hijo. La estrategia de plenitud de lo absoluto.

(Se recomienda empezar los temas desde el principio, empezando por el TEMA 1)

TEMA 38

Es importante aclarar que, el hijo no es la creación de un ser, así como creamos un cuerpo o cualquier otra cosa desde cero. El ser que somos cada uno de nosotros, y que habita un cuerpo, no es creado, ha sido siempre, es eterno. Todos somos eternos y lo absoluto, el Hijo simplemente es una estrategia para perfeccionarnos así mismos como absoluto que somos, indefinidamente. Aunque realmente lo único que cambia, como estado del Ser, en todo este proceso es el despertar de conciencia tal y como vimos en el TEMA 31. Por tanto el Hijo al final del proceso es nuestra consciencia despierta. Sigue leyendo

Publicado en Categoría Blog 1 | Deja un comentario

37 El ego o egregor masónico. Su disolución

(Se recomienda empezar los temas desde el principio, empezando por el TEMA 1)

TEMA 37

Después del viaje que hicimos nuestra reina y yo ( TEMA 34 ), por todos los símbolos de mi nacimiento real … o que podría ser mi nacimiento real, no me parecía necesario abundar más en este asunto, pero por “casualidad” pasábamos cerca de la calle. Hay que decir que está fuera de nuestra ruta habitual, pero en cualquier caso la invito a volver a casa por mi calle de nacimiento, cosa que acepta con buen agrado, también le advertí cierto interés. Pero en este caso el recorrido lo hacemos en sentido inverso a la vez anterior, desde donde empieza la calle, osea donde estaba la casa que nací, y terminando donde está el pequeño altar a la Virgen de la Merced. De tal forma que empezamos por la cruz, la casa donde nací con su número 6, y otros símbolos con los que está jalonada la calle hasta llegar a la fuente donde esta el altar. Pero en este caso me señala directamente la fuente, donde la vez anterior le había comentado que representa mi ego en todo este proceso, pero ella me señala especialmente una M que hay en forma medio camuflada por detrás de ese rostro. Ciertamente era un detalle del que había dado cuenta en veces anteriores, pero que no le había dado mayor importancia, lo atribuía también a formas caprichosas que a veces los escultores suelen darle a sus figuras sin más sentido. Pero el hecho que mostrara interés de pasar de nuevo por la calle, el hecho que viniéramos en dirección inversa, concluyendo el recorrido en ese punto y señalando especialmente ese particular, pues ya me pone a pensar sobre el asunto. Sigue leyendo

Publicado en Categoría Blog 1 | Etiquetado , , | Deja un comentario