39 El demonio de la guerra en la plaza de la paz

TEMA 39

Eufemisticamente plaza de la Paz, por que ahora, en sustitución de la cruz han puesto el demonio de la guerra.

“La resurrección” de Pericle Fazzin

Escultura a las “artes”, plaza de la paz, Vall de uxó,

Ya hablamos en el TEMA 8  del ritual de magia negra que se hizo en ese lugar. Mi percepción inicial en ese momento fue para abrir un portal dimensional en la plaza.

Cuando posteriormente hablé de la alineación de las dos cruces protegiendo la fechoría que se hizo,  TEMA 35 , una linea que pasa justo por enfrente de la estatua, como escudo neutralizando sus efluvios malignos, todavía no era consciente de la dimensión del trabajo de magia negra que ahí se había perpetrado.

En primera instancia, el portal dimensional que se trató de abrir quedó clausurado de inmediato. Si no hubiese sido por la respuesta inmediata y unánime del pueblo, ese portal habría afectado muy negativamente al pueblo, por las energía y entidades oscuras que podrían haber surgido de él. Y en ese momento la alineación de cruces me pareció que era una influencia de protección, para la plaza en particular, y para el pueblo  en general, especialmente para neutralizar ese portal, pero en realidad la cosa va más allá. Aunque en un principio ya señale que mi impresión sobre ese ritual abarcaba no solo al pueblo, sino todo lo que es y representa nuestra cultura occidental, donde nuestro pueblo fue utilizado con ese objeto. Un trabajo de magia negra al más alto nivel, dirigido por magos negros que en el caso no tenia que ver con una iniciativa particular de nuestros gobernantes locales. Esa fue mi impresión en el momento de los hechos. Lo que en ese momento no sabía de  algunos detalles importantes de ese ritual.

A partir del momento que descubrí la alineación de las cruces, los hechos se suceden del siguiente modo:

Como la calidad de la foto en las que se hace el hallazgo es bastante floja, pues no estaba hecha para  sacar la cruz de la montaña con un mínimo de calidad,  al día siguiente de ese descubrimiento ya me pertrecho de una cámara con un buen zoom para hacer mejor la foto de la cruz de la montaña.

Cuando me dirijo al lugar, en el mismo punto de la alineación me encuentro con toda la corporación municipal y público en un acto de inauguración, más concretamente, de rebautización de la plaza, prolongando su nombre con el de un ciudadano, ilustre de Vall de uxó, en memoria, dado su reciente fallecimiento. Una persona precisamente luchadora por la paz, con sobrado reconocimiento internacional. De ese modo apropiándose de esa figura y de su tan noble lema: “Los pacifistas somos los realistas”, ponen otro parche más de eufemismo e hipocresía a tamaña transgresión

Vaya sorpresa, y que casualidad, en ese mismo punto donde se han puesto para hacer la ceremonia tenía que hacer la foto. Es el punto justo de alienación. Viernes 1 de Febrero. Esto evidentemente no es casual, y es cuando empiezo a poner un interés especial en el asunto.

En día posterior se me ocurre sentarme en el banco que está justo en la alineación de las cruces. Para que esto ocurra, tienen que concatenarse cuatro circunstancias inusuales que me van conduciendo hasta sentarme justo en ese punto. Circunstancias que por su extensión, y no ser relevante para el caso, no voy a contar, pero si que puedo decir que fue un autentico milagro encontrarme sentado en ese banco, en ese punto, a las 16 horas del día 19 de Febrero del 2019.

Una vez sentado ahí, cara a la fachada de las viviendas, donde la alineación me entraba justo por detrás, empiezo a mirar detalles que puedan sugerirme alguna idea. Lo cierto que no encontraba nada en particular, incluso el número de la vivienda que está justo en la alineación, el 4, numerológicamente no me decía nada. No obstante me hace reflexionar que el numero 4 es el punto central o de equilibrio de los siete planos de nuestra existencia, osea, esa alineación está incidiendo en un punto de equilibrio, exactamente tal y como una cruz, y esto quiere decir que esa alineación que viene de la cruz de la montaña con la cruz del convento en realidad está formando otra cruz. Bueno, esto que se veía con cierta lógica, no obstante lo aparco como una elucubración mental más de las mías que como una realidad esotérica. Así que sin darle mas importancia, y en la medida que me iban adormeciendo los tenues rayos de un sol que ya estaba a punto de trasponer los edificios que están a mi derecha, me quedo mirando en el suelo un objeto.

Los ojos se me abre de asombro cuando me doy cuenta lo que es … no puede ser. Pero esto que es? Qué está pasando? ¡Una cruz blanca!, ……. ¡La tercera cruz blanca!. Pero en este caso está señalando una cruz espiritual enorme. (hay que dejar constancia que, un palillo de esas características, el tiempo que que hace que no los tengo vistos se puede contar por décadas)

Al día siguiente le cuento a nuestra reina, que se encuentra estos días por aquí, todo este asunto, y ese día justamente pasamos por la plaza para hacer unas compras, y situados en el punto exacto le explico los detalles de ese hallazgo, y de pasada le hago una observación sobre el monumento que han puesto. Me llama la atención, siempre me ha llamado, la forma de la cintura para abajo, como se hace esa figura difuminando los contornos de las piernas, y como si tuviera algo enredándolas. Esto último me recordaba algo pero no sabía el qué. Y ella me recuerda: El día que demolían la cruz vi demonios.

Con esta idea, ya en casa, empiezo a darle vueltas al asunto, y entonces recuerdo un escultura “La resurrección” de Pericle Fazzin en la sala Pablo VI en la ciudad  del  Vaticano, y que se supone es la resurrección de Cristo, al menos así lo aclara el Vaticano, pero realmente es la resurrección de una entidad maligna. Pues antes de saber de esa escultura, había tenido una visión de cómo se vivificaban entidades que influyen en las personas para crear conflictos sociales y guerras. Era como una maraña de seres muy estilizados y enredados entre si, que estaban siendo vivificados, como electrificados, en este caso consecuencia de un potente ritual de sangre que se hizo en la luna llena de Abril de 2015. En ese año que en Cataluña estaba en conflicto social por las elecciones. Entendí que ese ritual  tenía como objeto avivar la tensión y el odio entre sus ciudadanos, inocular el odio de la guerra,  y vi como se hacían resurgir esos demonios vivificándolos con ese ritual de sangre, como si se electrificaran. Ahora comprendo que es muy apropiado el término que utiliza el Vaticano: “resurrección”.

Poco después de esa visión veo en una foto esta escultura,  y es cuando descubro que esos mismos demonios estaban representados en esa escultura. Menuda sorpresa. Pues bien, eso ya hace tiempo que había pasado pero al recordarme nuestra reina que había visto demonios, es entonces que me acuerdo de esa escultura, y busco en las fotos, y es cuando descubro que justamente es ese demonio, el jefe de esa maraña de demonios,  el que han puesto en nuestra plaza en sustitución de la cruz.

Ahora es necesario diferenciar entre el portal dimensional y su radio de acción, que en primer termino hubiese afectado solo al pueblo, y la figura de ese gran demonio, que si vemos, su orientación e influencia es a lo largo de la Avd. Corazón de Jesús (esta gente, como iremos viendo, no desaprovechan ningún signo o símbolo sagrado para hacer sus fechorías) que va orientada y abierta hacia el mar Mediterráneo, por tanto, su influencia es en todo ese mar. El mar que tradicionalmente, y especialmente estos últimos 2.000 años, ha sido cuna de la cultura occidental, vía de comunicación, de  crecimiento y progreso de nuestra cultura y de nuestro mundo tal y como lo conocemos. Es decir, tal y como me suponía en un principio, esto era una ataque, no solo a este pueblo para activar las diferencias internas y el odio entre nosotros, sino a toda nuestra cultura occidental y sus pueblos.

Una ceremonia satánica potentísima al más alto nivel, al que lamentablemente tuvo que asistir nuestra reina. Reina de nuestra cultura occidental y de sus pueblos. Y es quizás esa coincidencia que nos advierte sobre ese particular. Pero lo que no saben sus perpetradores es que se ha interpuesto una enorme y poderosa cruz blanca neutralizando su influencia. Si bien, desproporcionadamente larga en su mástil vertical, y con punta, más parecido a una espada.

Esta entrada fue publicada en Categoría Blog 1. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *