14 María Magdalena. La película

Se recomienda empezar los temas desde el principio, de abajo hacia arriba, empezando por el TEMA 1

TEMAS 14

Nuestra Reina es nacida y reside en Barcelona, pero eventualmente viene a mi localidad, a pasar unos días en casa de un familiar. Es por esa coincidencia que la conocí. Pues con motivo de estas fiestas de semana santa, se acerca a pasar unos días por aquí. Y como quiera que la película ‘María Magdalena’ estaba en los cines de Castellón, y como parecía apropiado, pues me invita a ir a verla.

A priori no había un especial interés por mi parte, más que la curiosidad, o paradoja más bien, que María Magdalena me invitase a ver una película de María Magdalena. Lo cierto que, a mí, cualquier película que tenga que ver con la vida de cualquier místico o maestro espiritual relevante no me interesa, pues no van a contar nada de lo que realmente ocurrió, y lo que cuentan, especialmente tergiversado para continuar con su eterna historia de manipulación y engaño. Las películas comerciales en su inmensa mayoría son propagandas del sistema.

La industria cinematográfica está perfectamente controlada por el sistema, por los jerarcas de este sistema, y utilizada con un conocimiento muy elevado de control o ingeniara social (como gustan llamar últimamente). Si algo quisiera investigar sobre María Magdalena, bastante mejor que ver una película comercial, voy a Youtube, y veo qué dicen los investigadores y documentalistas al respecto.

Si bien, no había especial interés en ir a ver la película, pero acompañar a nuestra Reina, donde sea, está siempre en mis más altas expectativas, y siempre es un privilegio y un honor. La cuestión que, el Jueves 29 de Marzo, del 2018, en la sesión de las 21:50, en la sala de cine Cinesa de Castellón, después de más de 20 años sin pisar una sala de cine, me veo allí, en el centro del salón, con todo el resto de público detrás, solos en la fila (casualidad que no tuviésemos nadie delante y los lados, aun estado en la fila 5) con la mismísima persona que en el siglo uno fue María Magdalena, una bolsa de palomitas tamaño XXL y un vaso de refresco de medio litro para los dos, dispuestos a ver la peli.

Hay dos cosas que me llaman de inmediato la atención en la película, la retorica mística que se maneja, y el poco rigor histórico, y posterior, las pocas cosas históricas que cuentan. Casi todo era drama escénico. Dos horas de película que, para contar lo mismo, se podría haber resumido perfectamente en poco más de media hora.

El recurso del dramatismo místico me parecía inevitable en una película del sistema, pero aquí se sobrepasaron bastante. Ese dramatismo de los personajes en cada gesto, en cada mirada, en cada expresión, eso hace tiempo lo tengo identificado como energías emocionales oscuras y siniestras. La divinidad … mejor dicho: nuestra divinidad, nunca se expresa con esas miradas de trascendencia mística que se pierden en el drama del misterio, o que hacen de nuestra realidad un misterio inalcanzable e infinito. No hay misterio, ni drama en nuestra divinidad. Ese papel solo lo hace el maligno y sus secuaces para atraer a la gente con esa ficción de trascendencia que manifiestan con sus verborreas, sus semblantes y miradas perdidas en el olimpo,  y sus  poses fastuosas.

Jesús y María Magdalena eran gente, y continúan siéndolo, de lo más normal, tanto en su cotidiano vivir, como transmitiendo sus enseñanza, si bien, generalmente la gente elevada espiritual es más divertida que el común, con gran sentido del humor, prestos a hacer chistes de cualquier cosa, joviales y desenfadados. Nunca se ponen trascendentes, con expresiones y miradas trascendentes y dramáticas como nos tienen acostumbrados con toda imagen religiosa, en todo caso, sus momentos de recogimiento, son de serenidad y paz, y lo llevan con mucha intimidad. En sus enseñanzas, entre la gente, a la vista de la gente, son muy joviales, muy predispuestos al humor. Las enseñanzas en tono místico tienen poco de espiritualidad genuina.

De modo que no me extrañaba ver ese dramatismo místico de falsa solemnidad en la película, pero en este caso me parecía excesivo, cosa que intentaba sobrellevar lo mejor posible con las palomitas y refresco a las que se aferraba mi acompañante, pero en la medida que avanzaba el film, se me iba instalando, con cada vez mas fuerza, la idea de que la función primaria, más importante de María Magdalena con respecto a Jesús, era de fortalecerle en su ministerio público, como potenciando más si cabe sus dones.

Se dice que el Espíritu Santo era quien lo acompañaba, pero en el caso, veremos que el Espíritu Santo es María Magdalena, al menos, hace las funciones.

Previamente ya era una idea que me venía rondando hace tiempo, pues era algo que presentía con mucha fuerza y evidencia ante su presencia. Mi vida, en ese sentido, desde que la conocí, había dado un giro radical, despertando en mí cosas que jamás hubiese imaginado. Es por esa razón que, el papel que veía en ella, tanto entonces, como ahora en esta encarnación, y en general como reina, es simplemente ayudarnos a despertar nuestra divinidad tan solo con su presencia. Era algo muy notorio para mí, pero de momento no podía relacionar que fuera esa la influencia que ejerció con Jesús, pues imaginaba a Jesús con dones propios y sobrados, y en todo caso, inducidos u otorgados por Nuestro Padre, a partir del ritual del bautismo. Pero he aquí que, entre drama y drama (de la peli) empiezo a atisbar esa cuestión: Realmente María Magdalena tuvo la importante función de potenciar la divinidad de Jesús, tarea que se prolongó posteriormente con los apóstoles, cuando Jesús les dijo: Lucas 24:49 -Miren, yo voy a enviarles el don prometido por mi Padre. Quédense aquí, en Jerusalén, hasta que reciban la fuerza que viene de Dios-. Y en Juan 14:16 – Yo le pediré a Dios el Padre que les envíe al Espíritu Santo, para que siempre los ayude y siempre esté con ustedes. Él les enseñará lo que es la verdad-.

Se nos dice del Espíritu Santo que, es una tercera persona de la divinidad, en este caso que desciende en forma de lenguas de fuego sobre los apóstoles, es una energía o don, pero Jesús es quien bautiza con fuego, no puede decir que enviase, o pidiese que enviase a alguien, si es él quien tiene que hacerlo. El Espíritu Santo no es fuego que desciende, sino el fuego que asciende, en el caso, es el fuego de la madre, la energía femenina, más concretamente una emanación del Santo Grial o Vasija Creadora.

Y esta sensación, de que María Magdalena fortaleció a Jesús y se quedaba con nosotros para fortalecernos en esta difícil singladura que se prolongaría por más de dos milenios, iba calando en mí, cada vez con más fuerza en la medida que iba viendo la película, y esta convicción me lo confirma definitivamente finalizando, cuando le dice un apóstol a María Magdalena: –Lo has debilitado y nos has debilitado a nosotros-.

No sé, como estos magos negro que manejan el sistema, que tienen control sobre la industria cinematográfica, podían saber eso, como para crear una película con ese mensaje clave.

En la primera etapas del cristianismos intentan apartar a María Magdalena de sus funciones, y lo consiguen en parte, neutralizando la posibilidad de abolir el patriarcado, calificándola de prostituta y endemoniada, ahora que el catolicismo reconoce que se excedieron en sus calificaciones, dicen que debilitó a Jesús y a sus discípulos, aunque previamente han lanzado la idea del fracaso de Jesús. Es lo que nos dicen ahora sus más altos jerarcas, que la cruz fue el fracaso de Jesús, bien es cierto que luego intentan arreglar la cosa con el triunfo de Jesús en la resurrección, pero de momento, lo que queda resonando en el subconsciente colectivo, es que Jesús fracaso en su propósito de traer a la Tierra un reino mesiánico, y de hecho, todos sus seguidores contemporáneos sintieron ese fracaso en los más profundo. Ahora se resucita esa idea del fracaso, para a continuación añadir  que fue María Magdalena, con sus demonios y mala vibración, quien debilitó a Jesús, a sus apóstoles, y de allí para acá a todo el cristianismo, y si algo fracasa, la culpa, por supuesto, es de ella. Entonces, mejor no acercarse a ella.

Parece como que se están oliendo que María Magdalena está entre nosotros con la elevada misión de fortalecernos y despertar nuestra divinidad, en cada uno de nosotros, en estos momentos cruciales de nuestra evolución, y en este tránsito de sistema.

Después de ver la película le digo: – Mi querida Reina, ya sé por que me has traído aquí, esa película es una conspiración a tu persona, a tu sagrada misión en esta nueva etapa de reinado –

En días posteriores tengo un “sueño”, me veo con la misión de defenderla. Esto me hace bastante gracia, al menos esa es la primera impresión. Nunca podía imaginar que tuviese que defender a alguien que tiene la especialísima virtud y fortaleza de proteger el Santo Grial, precisamente es una de las funciones más importantes que le caracterizan y por lo que es Reina: La fortaleza y capacidad de proteger la Vasija Creadora, la Magia Creadora que Somos Todos, e impedir aun los ataques de entidades oscuras mas poderosas. Nadie puede entrar, penetrar en ese lugar, excepto quienes son dignos, quienes ella reconoce como dignos creadores de mundos y sistemas, y lógicamente, presentan las credenciales de Reyes del espíritu. De manera que me hacia bastante gracia que mi función pudiese ser protegerla, y más, por cuanto hacia tiempo que venia acariciando la idea de ser a modo de su representante, de alguna manera poder presentarla al mundo. Osea, compartir con el mundo lo que yo ya estaba recibiendo de ella, lo que ha supuesto su presencia en mí despertar espiritual. Pero no, la misión, de haberla, es defenderla, pero no de ataques furibundos de entidades interesadas en el verdadero poder creador, eso lo sabe hacer muy bien ella solita, sino de las difamaciones y calumnias que puedan verterse hacia su persona y su sagrada misión en esta nueva etapa, donde el temor, tal y como pretenden inducir esta gente,  pueda impedir acercarnos a ella. Por que ella, como Reina del espíritu que es, Nuestra Reina, tan solo con su presencia, tan solo acercándonos a ella, traerá el reino del cielo a nuestros corazones, y nos despertará de nuestro sueño eterno.

Con el propósito de proteger ese aspecto de su misión, mi vida ha dado un giro inesperado, y así quedó sellado en el cielo ante su presencia

Esta entrada fue publicada en Categoría Blog 1 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *