10 El Tercer Templo

Se recomienda empezar los temas desde el principio, de abajo hacia arriba, empezando por el TEMA 1 

 TEMA 10

A poco que indaguemos objetivamente en los acontecimientos sociales que se están dando en las últimas décadas, vemos que las circunstancias están evolucionando poco a poco a encasquetarnos un nuevo orden mundial. Un nuevo modelo de gobernación, de control social, mucho más férreo y opresor qué el que estamos “disfrutando” hasta ahora, y esto ocurre por que este cambio de era,  lleva consigo un cambio radical de sistema de gobernación. La Tierra, por primera vez en lo que se conoce de historia, será escenario de un mundo totalmente renovado, de verdadera libertad, paz y prosperidad, y eso significa tener que apartar de este mundo a todas las entidades malignas que hasta ahora han venido gestionándolo.

El cambio es inminente, y estas entidades lo saben, y no están dispuestas a soltar así como así privilegios adquiridos a lo largo de milenios, y como quiera que ya están sintiendo cerca sus últimos días, no lo van a poner fácil, y están recurriendo a todo tipo de estrategias y medios que les haga  posible perpetuarse. No lo van a conseguir, pero  si que van hacer mucho daño en su intentona por mantenerse.

En este proceso para instaurar este nuevo orden mundial, vemos como la gente ciertamente está siendo manejada con bastante docilidad, y es precisamente esa táctica de hacerlo poco a poco, de cocernos a fuego lento, que lo hace posible, de tal modo que no se les alborote las masas y se les subleve. Este proceso no sería posible sin la plena colaboración de la gente, por eso hay que administrarlo con mucha cautela y astucia, hacer creer que es bueno y necesario, crear problemas que demanden las  soluciones que interese al sistema, y así obtener la plena colaboración de la gente. Pero de todas estas medidas de control que se están implementado en los últimos tiempos, hay una de especial relevancia, y podemos decir que, sería el último paso necesario que nos indicaría lo inminente para quedar definitivamente instaurado este nuevo orden mundial dictatorial, y es la construcción del Templo. El tercer Templo en Jerusalén.

Estas lineas quiero dirigirlas especialmente a aquellas personas, grupos religiosos, que tienen puestas sus expectativas y esperanzas en la construcción del tercer Templo,  y muy especialmente a los miembros de estos grupos, personas de buena voluntad, que honestamente quieren el bien para la humanidad.

Según estos grupos religiosos, la construcción del tercer Templo está asociada a la venida del mesías. Lógicamente un mesías bueno que pondrá fin a esta etapa de oscuridad, de guerras, conflictos, enfermedades, carencias, etc., que viene sufriendo la humanidad por milenios, y especialmente su  pueblo elegido. Pero no es así. El tercer Templo es un proyecto para perpetuarse este mismo sistema, con el mismo regente, y en condiciones bastante más opresivas para todos, incluido su propio pueblo.

El cambio de sistema a un mundo de verdadera paz y prosperidad para todos ya se está dando, es inevitablemente, y se está dando por si solo en la medida que la gente se va concienciando, despertando del engaño con que nos manipula este sistema y tomando la actitud correcta. Los tiempos acompañan el proceso y eso es suficiente. Pero para hacerse definitivo el cambio, se hace necesario apartar todas las entidades malignas que vienen gobernando este planeta, y por supuesto a su regente, el demiurgo de este sistema, (definido por el gnosticismo como el creador y ordenador del mundo material, se convierte en encarnación del mal, aprisionando a los hombres y encadenándolos a las pasiones materiales). Es algo que sucederá también inevitablemente, y llegado el momento caerán como fruta madura, sin resistencia, ni enfrentamientos. Pero estas entidades sabedoras de este cambio, se están anticipando a que esto no ocurra, empleándose a fondo con todos los medios a su alcance.

Por tanto, al demiurgo o dios de este sistema, sabe se le acercan sus últimos días,  y dispuesto a morir matando y destruir todo si es necesario. No le queda otra. Y vemos como está reuniendo con ese objetivo muchos elementos de control y  sometimiento. De ingeniería social avanzada, y digo avanzada, no por que sea técnicas de control social complejas y difícil de entender, por el contrario son muy sencillas, pero la gente se deja llevar muy ingenuamente por estas técnicas y eso es lo que las hace tan efectiva,  también hay tecnología avanzada, algo mas compleja y de gran poder controlador, opresor y  destructor, pero que igualmente su eficacia depende de aplicárnosla en las mismas  narices sin que nos enteremos, de manera que  no nos alarmemos, pero eso si, con resultados igualmente letales, y en ese abanico de sometimiento y reducción de la población (especialmente la occidental), se encuentra la industria farmacéutica, alimentaria, la geoingenieria, los medios de comunicación, y como no, el poder político, mediadores del poder en la sombra.  Pero de toda estas tácticas y tecnológica que nos está aplicando, el demiurgo o dios de este mundo, para él, el Templo, juega un papel estratégico de primera magnitud. Pues no en vano, en su momento fue su centro de poder o de operaciones, desde donde controlaba el mundo.

El lugar donde se ubicó el primer y segundo templo en Jerusalén, fue elegido por cuanto es un portal dimensional, de donde es fácilmente accesible al demiurgo para manifestarse en el plano físico, y así, poder gobernar el mundo. Es quien ha venido gestionado este sistema con gran furor y cólera.

Las entidades regentes del inframundo y sus séquitos, para tener presencia en este plano físico, necesitan de estos portales dimensionales, y necesitan de nosotros, de nuestra energía, para manifestarse, por eso manejan con el engaño, astutamente, las psiquis de las personas, para que congreguemos nuestra energía, nuestro poder, en determinados lugares, acompañado con una serie de rituales y simbologías que potencian ese proceso.

Esto es lo que dicen algunos seguidores al respecto del dios del antiguo testamento, el actual regente del mundo:

En Youtube: ‘El Tercer Templo se Construirá en Nuestros Días’ https://www.youtube.com/watch?v=eqXYKd-7_-0

En el minuto 3 dice:

Ese templo es un templo donde la Shekinah* de dios habitaba con su cuerpo, la idea que él había puesto clave y contundentemente. – ‘Quiero que, se realice el tabernáculo para que yo tabernaculice entre vosotros, yo viva entre vosotros’-  Entonces había como una presencia increíble. La palabra Shekinah no aparece en la biblia en ningún lado, es una palabra que viene de un lugar santo, santísimo, es la presencia del elhoim en el lugar.

* Shekinah es la presencia visible de dios. Era un resplandor muy fuerte de Luz que se revelaba en algunas épocas donde acontecía un Pacto entre Dios y un hombre, los hebreos, o la humanidad en general. Se daba en el Templo, Tabernáculo y la primera vez en el monte Sinaí.

Una vez también fue en la inauguración del Primer Templo, cuando Salomón después de ofrecer a Dios los sacrificios, vino la Gloria de Dios y llenó la Casa de manera que ni siquiera nadie podía entrar ahí. Un brillo más fuerte que la Luz del Sol.

* * *

Jesús nos hablo de un padre muy diferente al dios que nos muestra el antiguo testamento. Un padre de amor, comprensión y tolerancia, que no actúa impulsado por la cólera, ni es vengativo, que no guarda resentimiento por nadie, ni por nada, y pide que perdonemos a nuestros enemigos, y por supuesto, no pide sacrificios de de seres vivos. Un padre que no necesita manifestarse por ningún “agujero” dimensional por que está en todas partes y tiene el poder de actuar desde cualquier punto, su poder es absoluto, y no necesita de nuestra energía o poder para manifestarse, y si se manifiesta de forma ostensible lo hace íntimamente en cada uno de nosotros.

Por el contrario, el dios del antiguo testamento o demiurgo, no tiene poder en si mismo, el único poder que tiene es el que obtiene de nosotros, y necesita que reunamos de forma continuada en determinados lugares para su alimento. Toma el poder que sumamos con nuestra energía al entregarnos a él en devoción, sumisión y sacrificios rituales, y a cambio, él otorgar ciertos privilegios materiales. Esta correspondencia, o intercambio de favores, establecida entre el demiurgo y el hombres, hace unos cuantos miles de años con la mediación de Moisés, es lo que se da en llamar el Pacto de la Alianza.

Nuestro Padre verdadero, quien nos presentó Jesús, no nos pide que nos reunamos en centros de culto y oración. Las oraciones que a Él dirigimos son individuales, pueden hacerse en cualquier lugar, y no son de sumisión y entrega, sino de reconocimiento y gratitud. Cuando oramos o nos dirigimos a Él, no lo tenemos que hacer uniéndonos en grupos, en un determinado lugar, o apuntando a un determinado lugar, inclinándonos y entregándonos en sumisión y devoción, sino que lo atraemos individualmente allá donde estemos elevando nuestro corazón. Al invocarlo con nuestra oración,  es Él quien viene y se entrega a nosotros con su eterno y amoroso espíritu de servicio. Es demasiado el poder que tiene como para pensar que necesita algo de nosotros. Él solo quiere vernos realizados para que cada uno de nosotros lleguemos algún día a ser como Él. Como cualquier padre desea para sus hijos.

Esta entrada fue publicada en Categoría Blog 1 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *