8 El derribo de la cruz

Se recomienda empezar los temas desde el principio, de abajo hacia arriba, empezando por el TEMA 1

TEMA 8

La cruz de los caídos, una construcción franquista, situada en una de las plazas céntricas de mi pueblo, Vall de Uxó. Aduciendo a la ley de memoria histórica, y con el propósito de ir retirando todo símbolo franquista, ha sido derribada en contra de una mayoritaria voluntad popular.

El día 5 de Junio 2018, presentándose la gente en el lugar, se consiguió parar el derribo en una primera intentona,  pero en día posterior, y protegidos los trabajos por un gran número de fuerzas del orden, se llevo a efecto.

Estos son los hechos, a partir de ahora narro como los he vivido.

Cómo solemos hacer en alguna ocasión, el día 6 de Junio  quedo con nuestra Reina para desayunar. En esta ocasión, elegimos excepcionalmente, por una serie de “coincidencias”, y por esa única vez, una cafetería que desde su terraza se ve la cruz a poca distancia. Fue una auténtica  sorpresa el vernos como espectadores no intencionados de este acontecimiento, tan extraño nos pareció esa especial coincidencia, que sospechamos que “alguien” tenia interés que estuviésemos ahí, en ese momento.

En principio me parecía tremendamente lamentable que, en contra de una mayoritaria, abrumadora voluntad popular, y en contra de cualquier y mínimo principio de prudencia y respeto ante tal mayoría, se procediese sin demora a la ejecución de la demolición. De entrada ya hay dos cosas que me llaman la atención, el que estemos casualmente allí, y el que se haga con tanta precipitación y despropósito. Pues con esa alerta empiezo hacerme alguna conclusiones:  No solo se estaba derrumbado un símbolo franquista, sino un símbolo cristiano, y no solo un símbolo religioso, sino un símbolo social, y que no solo tiene que ver con mí localidad, sino con todo el ámbito cristiano, con nuestra cultura occidental. Y es el caso que empiezo a percibir detalles de que estamos ante un ritual. Simbolizando de este modo la demolición de nuestra cultura occidental, en el caso fundada en el cristianismos. Y esto es lo que le comento a nuestra Reina: – Aquí “nos han traído” para ver un ritual de demolición, de todo lo que representa nuestra cultura, no solo del cristianismo, sino de todo nuestra cultura occidental, nuestra forma de vida y  logros alcanzados por millones de personas en estos últimos 2.000 años.

Para que se ejecute en modo de ritual, se han de cumplir ciertos requisitos, especialmente numerológicos, y he aquí que se hace un 6 del 6 del 2018. El 2018 numerológicamente es 11, y el 11 simboliza un portal dimensional. Es una operación ritual muy similar a la que se produjo con la demolición de las torres gemelas ( I I ) de Nueva York, y recordemos que la demolición se hizo un dia 11. Ya me parecía sospechoso que atendiendo al más elemental ejercicio de prudencia,  no se pospusiese las obras de demolición, dado el multitudinario clamor  popular. Esa precipitación solo se explica por cuanto el equipo de gobierno de nuestra localidad recibiera fuertes presiones de “arriba” para que se llevaran a cabo sin demora.

Con ese conjunto de impresiones, por la noche tengo la siguiente experiencia:

Me encuentro con las energías que se han invocado en el ritual, que se han dado paso a través del portal que se ha abierto. Mi primera reacción es enfrentarlas de alguna manera, en la medida de lo posible, tarea que se prolonga por bastante tiempo, como una hora. En la siguiente fase, siento como envistiéndome del poder y la fuerza de Nuestro Padre. En principio no entendía por qué, esta es una energía que entra desde arriba por la cabeza. A continuación me siento impelido a invocar  la energía de nuestra Madre. Es una energía que se invoca juntando las manos a la altura del corazón y poniendo los brazos horizontales, como en cruz, proviene de nuestro centro y del centro del planeta. Terminada esta invocación, a continuación me viene otra oleada de la misma energía, muy pesada, muy densa. Empieza otro batallar por largo tiempo. Cada etapa puede prolongarse por más de una hora, por lo que  termino bastante agotado, en este caso pensando que con esta excepcional ayuda ya se ha terminado el proceso. En absoluto, a continuación me viene otra oleada, en esta ocasión y pensando que me están fallando todos los recursos, no sé que hacer, es tal la densidad de esta energía que me encuentro bastante mal, mi desasosiego me invita nuevamente a buscar auxilio en las alturas, pero en este caso, esta indagación me lleva más allá del Padre, y mi conciencia se ve proyectada más arriba, ante la Conciencia Única, la Conciencia Suprema que Somos Todos. Así lo percibo.

En realidad es ahí donde se gesta todo, es la causa primera de todo lo que nos ocurre como colectivo, y por tanto, y lógicamente, si alguna solución, aunque sea parcial  se puede obtener,  es ahí donde se puede resolver en sus causas. Nada ocurre que no hayamos creado previamente, si ahora tenemos que sufrir ciertas circunstancias adversas, es por que las hemos creado previamente, y es necesario resolver, limpiar, para poder dar el siguiente paso evolutivo. Es muy evidente que estamos en un cambio de sistema,  que ya se hace inevitable, y que ya debería haberse producido o concluido, pero trae consigo una gran densidad, energías negativas,  y por tanto violencia y sufrimiento. Hemos de pensar que el bagaje kármico que traemos todo el colectivo occidental, al menos en lo relativo a los últimos 2.000 años, es bastante notorio, por violento y sangriento. Aunque haya mucho resuelto individualmente,  todavía hay que liquidar, limpiar todo vestigio de negatividad anclada en nuestra conciencia colectiva  para dar el siguiente paso. Y como quiera que es bastante notorio, es por lo que se anuncia para estos tiempos un final bastante difícil, apocalíptico. Por compasión de nuestros guías y mentores espirituales, este proceso ha sido aplazando en más de una ocasión, pero los antiguos jerarcas de este sistema, los que han venido gobernando en él durante milenios, están utilizando todas las tretas posibles para perpetuarlo, y para ellos, este proceso requiere, en primer lugar, eliminar la población más despierta, osea la cultura occidental, y  a ser posible dentro de  un proceso cruento, lo más violento y cruento posible,  es la energía que necesitan para empoderarse. No van a conseguirlo, pero si van a conseguir que precipiten todo ese karma, generando mucho sufrimiento, angustia y desolación.

Esta es la situación, y ante este panorama, mi súplica ante Nuestra Conciencia Única no puede ser de evitarnos esta situación.  Solo hay un objetivo posible para nuestra Conciencia Suprema: Nuestro crecimiento y despertar, si no lo hacemos por las buenas, y no queda más remedio, llegado el momento puede tornarse implacable.  Mi petición, por tanto, simplemente es pedir se demore, se posponga. Una nueva oportunidad para resolver en la medida de lo posible y en conciencia. Siendo conscientes de esta situación y actuando en consecuencia. Una vez agotados los caminos de compasión de Nuestro Padre y Madre  no se puede hacer otra cosa ante El Único Supremo que Somos Todos.

 

Esta entrada fue publicada en Categoría Blog 1 y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *