2 “YO SOY” EL CAMINO, EL CAMINANTE Y EL CAMINAR.

Se recomienda empezar los temas desde el principio, de abajo hacia arriba, empezando por el TEMA 1

TEMA 2

En el evangelio de Juan, nos dice Jesús: “Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino es por mi”. Esto que parece una indicación, como señalando quien tiene la autoridad sobre este asunto, en realidad es un mantra, palabras de poder que nos mostró Jesús para que cada uno de nosotros repitiéramos identificándonos con esas palabras y empoderarnos espiritualmente. Por tanto, cuando se dice “Yo Soy”, no se refiere a él, a Jesús, sino a quien lo dice.

En las religiones siempre nos encontraremos que todos las enseñanzas son indicadores hacia fuera: Buscar la solución fuera, esperar que venga el paraíso de fuera, que alguien de fuera venga a solucionar los problemas de la humanidad, etc. Es lo que le interesa a este sistema, a sus gobernantes, que la gente confíe en que la solución espiritual le venga de fuera, de un individuo o entidad externa, de tal forma que controlando a ese individuo o entidad, se controla fácilmente a la gente.

En este caso Jesús nos da la clave para empoderarnos en nuestra propia realidad Yo Soy, en lo que realmente somos, y por tanto, nos dice que recitemos, repitamos para si mismo esas palabras.  Hacedlas propias. Es una afirmación de lo que realmente somos, y como quiera que somo todo, tanto el camino, como la verdad, como la vida, es por lo que nos invita a que nos reafirmemos en esa idea, repitiendo con él: – Yo Soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre-Madre (la Conciencia Suprema), sino por Yo Soy – . – Y esa afirmación nos irá despertando poco a poco de nuestro sueño eterno.

Cuando abandonamos nuestros estado originario de divinidad, proyectándonos en  esos tres aspectos de nuestro Ser, es  para hacer un itinerario que nos permite despertar, y así llegar a ser consciente, ver lo que somos. No se trata de adquirir nada, pues ya los somos todo, sino ser conscientes de todo eso que ya somos,  por tanto, se trata simplemente de despertar, es el único proceso que se hace necesario desarrollar en el universo, y solo con ese objetivo creamos el universo.

Esos tres aspectos que creamos  o proyectamos  al “salir” de nuestra divinidad son:
-El entorno, osea el “camino”, de tal modo que somos los creadores de todo el escenario físico que nos rodea, el  universo físico. También del resto de planos de manifestación que ahora, en nuestra experiencia física, están fuera de nuestro rango de percepción (astral, metal, búdico, etc).

-Creamos el “caminante”, la personalidad o ego que nos va identificando con el Yo Soy. El ego está constituido de un montón de creencias y conceptos falsos, pero en su centro en su esencia anida esa realidad que Yo Soy, y que gracias a ese estado de egocentrismo, de ir descartando deshojando lo que no somos, nos reafirma en nuestra individualidad,  y podemos llegar a esa única verdad Yo Soy, a descubrir que somos. Decimos que es única verdad  por cuanto es la verdad atestiguándose así misma.

-Y con nuestro carácter, energía y forma de  hacer creamos el “caminar”, las circunstancias, el movimiento y la “vida”,  y así ponemos en marcha el universo evolutivo.

Por tanto, somo los creadores de nuestro entorno, somos el ego que se aísla  de la percepción de esa realidad, de la totalidad, para incidir en la parte importante que es nuestra identidad, y somos el movimiento, la energía, la trasformación, o la vida. Es la manifestación trina de lo absoluto que somos.

En la medida que vamos despertando, vamos reconociendo eso que somos, hasta que descubrimos que Yo Soy Todo: el camino, el caminante y el caminar, tres aspectos de una misma cosas. Cuando eso ocurre, es por que se ha alcanzado un nivel de Ser despierto que ya permite regresar a nuestro estado original. Decimos regresar pero en realidad lo que hacemos es deshacemos de todos los planos en los que hemos venido manifestándonos como instrumentos de  nuestro despertar. Nuestra  divinidad se manifiesta en nosotros en toda su  plenitud: Todo se  ilumina con nuestra propia luz, es nuestro día eterno, vemos y sentimos permanentemente lo absoluto, lo supremo que somos. Nuestro yo, ahora consciente de sí, vibra a tal intensidad que ilumina todo eso que somos, y por derecho propio nos alzamos en el universo como una estrella que  en adelante también iluminará, con infinito amor y espíritu de servicio, el camino de los demás, de quienes vienen detrás nuestro, recogiendo lo supremo que brota en cada uno de nosotros.

(La foto que encabeza este tema es un amanecer, me la envió nuestra reina por Watsap. Ocasionalmente me puede mandar alguna nota o foto, como ya he comentado sus intervenciones son muy escuetas y ocasionales, pero muy a tener en cuenta, siempre llevan una carga de significado importante, en este caso fue muy sorprendente, por lo casual y oportuno, ya que esa misma mañana acababa de cambiar de plantilla en la página web, donde figura un camino flanqueado por arboles, y ella sin saber nada sobre el cambio,  me manda a continuación la foto, con el añadido de esa luz al fondo, la luz de nuestro amanecer. La luz que tiene el poder de despertarnos, y que ella fecunda en su vasija, manifestando aquí nuestra realidad)

Esta entrada fue publicada en Categoría Blog 1 y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 2 “YO SOY” EL CAMINO, EL CAMINANTE Y EL CAMINAR.

  1. Dilia dijo:

    Me gusto mucho leerte. Sobretodo poder ahondar en el conocimiento de quienes somos y acerca de la reina del cielo, pues es algo que se ha mantenido de alguna manera oculto por voluntad Divina (ya que, cuando Dios permite algo sin duda con un propósito es). Y pues si alguna otra experiencia o conocimiento acerca de ella, por favor te agradecería que la compartieras conmigo mediante el correo. Te escribo de Venezuela. Dios te bendiga! mi facebook es: dilia gomez

  2. admin dijo:

    Hola Dilia, el universo está gestionado por reyes y reinas, eso es un tema que se desconoce, hasta ahora se ha venido hablando de maestros, avatares, budas, etc, pero la figura de rey o reina apenas se conoce, ni se menciona en las escrituras sagradas. Ahora, para esta nueva era, es un asunto muy importante conocer. Es una etapa en que la humanidad se va a ver inmersa en proceso de despertar colectivo y ascendida a su trascendencia. Y eso es una tarea de reyes y reinas del espíritu.

    Las experiencias y conocimientos acerca de nuestra reina, las voy exponiendo en este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *